DIMITROV EMPIEZA A ESCRIBIR SU HISTORIA

Al igual que ocurría en la película “Accidents Happen”, Dimitrov pagaba errores que no había cometido en el pasado. Comparaciones desmesuradas respecto a Roger Federer supusieron gran carga pesada en los inicios del tenista búlgaro. Virtuoso a nivel técnico, excelente sacador y réves a una mano, hacían recordar a muchos expertos la versión novel de Roger. Sin embargo, existían y existen grandes diferencias respeto a los tenistas. Tras varios años repletos de altibajos con dudas sobre su identidad en pista, la contratación de su nuevo técnico, Daniel Vallverdú, ha supuesto cambio espectacular en su rendimiento.

Foto: Lintao Zhang/Getty Images AsiaPac

Foto: Lintao Zhang/Getty Images AsiaPac

En Pekín ha superado varios problemas que frustraban a Dimitrov en su pasado reciente. Fue capaz de eliminar a un sacador puro (Steve Johnson), remontó un partido complicado ante la joven estrella (Pouille) y ganó a uno de los mejores de la historia (Rafa Nadal). Hace varios meses eran impensables retos que suponían estimular su ansiedad y el escenario de partidos con demasiados errores no forzados o continuas dobles faltas. Vallverdú ha limpiado su cabeza de recuerdos negativos y lo más importante, ha marcado un patrón de juego sencillo y que optimiza las virtudes de Grigor. Las innovaciones han servido para sellar como mínimo una final contra Murray. Semana inmejorable por resultados y juego. Necesaria y que da oxígeno para volver a sentirse un tenista especial.

Dimitrov jugaba excesivamente “anclado” en pista. La falta de confianza provocaba que concediera metros en pista y al no ser gran defensor, estaba destinado a sufrir a merced de su oponente. Ahora su posición más adelantada le permite mandar con la derecha y abrir pista con el revés cruzado. Más rápido en movimientos laterales ha minimizado errores con el revés paralelo y ha ganado paciencia en rallys que parecen interminables. El servicio ha vuelto a ser arma efectiva, mostrando predilección con la versión abierta con el objetivo de sacar a rivales de la pista. Incluso juega más agresivo restando, ganando más puntos y generando más dudas en su oponente. El “nuevo” Dimitrov maximiza sus grandes virtudes: notable saque y derecha para llevar la iniciativa.

El objetivo real y posible debe ser entrar en top ten. A sus 25 primaveras ha ganado experiencia de la forma más efectiva y cruel, sufriendo excesivas decepciones. Sin buscar referentes en su juego, sin obligación de igualar a Federer, siendo Grigor Dimitrov. Además, durante el tramo final de temporada puede ser el gran animador del circuito. Necesita victorias que le hagan olvidar sombras alargadas, construyendo identidad propia que le permita competir frente a cualquier tenista. Más letal con la derecha, más efectivo al servicio, mejor en desplazamientos laterales: el “nuevo” Grigor Dimitrov.

About The Author

Alejandro Pinedo Solano: @Alejandropine29 El ojo de halcón da otra visión del tenis. Juego a juego, se ganan los partidos y el respeto

Comentarios

comentarios