Concierto Inaugural

Melbourne es el lugar para afinar la cuerda. Para testar y dar o no con la tecla, quién sabe. Para empezar a componer la temporada con todas sus notas en forma de torneos, uno tras otro, bien seguidos en el calendario.

Plano aéreo de la Rod Laver Arena [Foto: Getty Images]

En Australia la vida comienza del todo. La de un 2018 que se ha testado ora sí, ora también entre eventos y exhibiciones a menor escala. Que se encuentra a gusto rozándose, entre golpeos de entreno, para aclimatarse al calor del infierno que viene como Grand Slam.

El primer major es siempre una incógnita. Porque, entre sollozos, despide a jugadores que este año no vienen a su encuentro (Murray, Nishikori, Serena Williams, por ejemplo). Porque la savia nueva quiere y, veremos si puede, demostrar que el tronco del árbol de su tenis echa raíces o no con rondas finales por alcanzar.

2017 es historia. Aunque lo vintage nunca pasa de moda, según dicen los que saben de esto. 2018 nos demostrará si sigue aún en tendencia. El amor a un año necesario quizás dure dos o se seque bajo el cielo del verano aussie. Lo cierto es que hay dudas.

Pero las dudas son buenas. Porque dudar te mantiene despierto. Alerta. Por lo que pueda pasar. Aquí no hay nada cierto. Ya se encargó la Historia de evidenciarlo, con creces, en el periplo anterior.

Del primer Grande uno se enamora. Lo imprevisible (casi) siempre cautiva. Es auténtico. Sincero. Directo. No hay teorías que lo expliquen. Ni papel que lo aguante. Ya suena la música.

About The Author

DAVID SÁNCHEZ: @DASanchez__. Periodista Freelance especializado en tenis. Voleador nato en la red 2.0 y un jugador regular desde fondo histórico. Ágil y con capacidad de adaptación a todo tipo de superficies textuales. Español pero cosmopolita gráfico. He publicado en medios como CNN Chile, Sphera Sports, SportYou o VAVEL y colaborado con emisoras radiofónicas como Libertad FM o Radio Internacional. En Match Tenis disfruto peloteando entre siglos.

Comentarios

comentarios