WIMBLEDON NO APTO PARA MODERNOS: DIEZ CURIOSIDADES QUE LO CONVIERTEN EN ÚNICO

Como cada año, llega el verano y, con él, uno de los torneos con mayor solera del circuito: Wimbledon. El tercer Grand Slam de la temporada es, sin duda, uno de los campeonatos más atractivos, donde se aúnan tradición y emoción a partes iguales. En el exclusivo All England Club, los mejores jugadores se sumergen en un torneo distinto a los demás, en el que el tenis y la atmósfera que lo rodea es importante a partes iguales. Pero, ¿por qué Wimbledon es distinto al resto? Pues porque la tradición lo convierte en el torneo más especial del mundo.

El próximo lunes comenzará la presente edición de Wimbledon, en la que Rafa Nadal parte como el décimo favorito. El sorteo ha sido realmente positivo para el español, pues pese a no ser uno de los claros favoritos al título, el camino para luchar por el torneo no es excesivamente complicado, y sólo se vería las caras con Novak Djokovic en la gran final. A pocas horas de que tenga lugar el comienzo de Wimbledon, Match Tenis ha tomado el decálogo de El Confidencial de razones por las que Wimbledon es la Catedral del tenis.

wimbledon

01. Un club más que exclusivo

El All England Lawn Tennis Club cuenta con sólo 375 socios permanentes, además de 100 temporales que se renuevan de manera anual. Entonces, ¿cuál es la manera más sencilla para hacerse socio? La respuesta es sencilla: ser ganador de Wimbledon, lo que te da derecho a ser socio honorario.

02. ‘Dress code’ para jugadores

Realmente, la organización de Wimbledon no obliga a vestir de blanco… aunque sí impide hacerlo de otro color. Es decir, no permite tonos oscuros, ni llamativos, ni fosforescentes y obliga a que en toda la ropa, más los complementos, predomine el blanco o los tonos pastel.

03. Se juega en la misma fecha

Desde que Wimbledon naciera como torneo, una tradición se ha mantenido intacta: el torneo siempre empieza seis semanas antes del primer lunes de agosto, termina quince días después y el primero en pisar el verde de sus pistas siempre es el vigente campeón del torneo.

04.- El trece no tiene cabida

El All England Club renueva el césped de sus pistas cada año, y es obligatorio que el piso no mida más de 8 milímetros de largo. Esta medida debe ser exacta en las 50 pistas de la que consta, aunque en el torneo sólo se usan 19… y entre las que no existe la número 13 por superstición.

05. Nunca se juega el primer domingo

Entre las tradiciones arraigadas en Wimbledon, una de las más llamativas es que siempre se descansa el primer domingo de torneo, conocido como el ‘Middle Sunday’. Sólo en 1991, 1997 y 2004 se jugó, en los tres casos por culpa de la lluvia, que suspendió partidos en días anteriores.

06. La puntualidad, marca de la casa

El All England Club se abre todos los días a las 10:30 horas exactas, ni un minuto antes ni uno después. Y, por supuesto, los partidos siempre comienzan a la hora marcada: de hecho, en 1999, David Nalbandián fue descalificado en el torneo júnior por llegar algunos minutos tarde a la pista.

07. Obligatorias las fresas con nata

Se trata del plato típico del torneo, compuesto por fresas traídas desde Kent. Se estima que el consumo de fresas en los 15 días que dura la competición es de cerca de 30.000 kilos, además de unos 10.000 de nata. Un plato que se ha convertido en una tradición en Wimbledon.

08.Halcones para evitar problemas

Con el objetivo de evitar que las palomas puedan hacer acto de presencia durante los partidos, desde tiempo remotos la organización se encarga de adiestrar halcones que impidan que otros pájaros puedan acceder a las pistas. Aunque, de vez en cuando, alguna paloma logra su objetivo.

09. Colas kilométricas… y bien organizadas

La organización sólo pone a la venta las entradas del día, por lo que las colas son habituales, sobre todo porque sólo venden un ticket por persona. Pero el orden es absoluto, así como en las pistas, donde los jueces de silla muy pocas veces tienen que verse obligados a pedir silencio.

10. Sólo una concesión: el techo

Hasta 2009, era una tradición ver cómo muchos partidos se tenían que parar como consecuencia de la lluvia. Para evitar este probblema, la pista centralinstaló un techo móvil que cubre la pista en sólo 10 minutos. Una concesión a la modernidad que hace aún más que más atractivo a Wimbledon.

Tomado de El Confidencial

Comentarios

comentarios