WIMBLEDON ENCUMBRA A DJOKOVIC

Una razón más para que Novak Djokovic esté en el templo de los inmortales de este deporte. En una época que algunos bautizan como la más competitiva de la historia del tenis, este jugador ha sobresalido – a base de esfuerzo y de trabajar incansablemente el talento – en medio de referentes como Roger Federer y Rafael Nadal. Hoy en su edición 129°, Wimbledon dio data del campeón tras ver como un tenista serbio ahogaba en dos horas y 56 minutos con parciales de 7-6(1), 6-7(10), 6-4 y 6-3 la ilusión del más grande todos los tiempos, el suizo Roger Federer, quien nuevamente se le negó ese tan esquivo 18° Grand Slam.

Jed Leicester/AELTC

Jed Leicester/AELTC

La historia de este domingo inició como estaba preestablecida en los apuntes de los expertos del deporte blanco. La paridad marcaría la primera fase del encuentro. Djokovic desde el fondo de la cancha buscaba poner en practica el plan establecido: tratar de alargar los puntos lo máximo posible y siempre forzar a que el fallo se produjera del otro lado. Por su parte, Federer intentaba cerrar lo más pronto posible los puntos, pues sabía que desde el fondo de la cancha le iba a ser muy difícil mantener el ritmo en un partido a cinco sets. Con está tónica se desarrolló la primera manga y la segunda manga.

Durante el primer parcial Federer fue superior. Sin embargo no pudo plasmar en el marcador dicha situación. Llegó a estar quiebre arriba -no cofirmó la ruptura- y luego tuvo dos bolas de set que no logró concretar. En el tiebreak la papeleta se volteó para el lado del serbio y con contundencia se encaramó en la pizarra 7-6(1). Ya en el segundo parcial, el envión anímico de irse arriba se evidenció  en la soltura del número 1 del mundo. Al servir primero siempre se mantuvo encima en el marcador. Esta vez el que tuvo bola de set fue él, no obstante se le escapó debido a un buen servicio del suizo. Entonces nuevamente el desempate iba a decidir el rumbo que tomaría la confrontación. Allí Novak llegó a tener seis oportunidades para irse 2 sets a 0 pero Federer sacó a relucir ese pundonor que tiene impregnado en su ser y le dio vuelta a un parcial que parecía perdido 7-6(10).

Con un set por lado el encuentro volvió a la normalidad. Tal como inició. La lluvia fue protagonista en el tercer set y durante más de 20 minutos hizo suspender el encuentro. Al regreso, ‘Nole’ confirmó el quiebre que había tomado y que minutos más tarde la bastaría para nuevamente irse arriba. En los papeles el parate debió beneficiar a Roger Federer pero en la cancha la respuesta fue otra. Djokovic se mostraba más entero y en los peloteos martillaba a un rival que empezaba a hacerle falta el oxigeno entre punto y punto. En la cuarta manga dos quiebres a favor del de Belgrado iban a ponerle fin a la historia del encuentro.

El balcánico sonrió  por novena vez en un ‘grande’ y por tercera vez en el All England Club. Además se convirtió en el primer jugador en defender con éxito la corona desde que lo hiciera precisamente su rival de esta tarde en 2006 y 2007. Por su parte, el de Basilea se quedó nuevamente con las manos vacías en un Grand Slam (ha perdido las dos finales que disputó en los últimos tres años). Ese título en la categoría se remonta justamente a este evento en el 2012.

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios