VOLVIÓ A SER DJOKOVIC

Tras una semana en la que las dudas hicieron parte de su común denominador, Novak Djokovic volvió a ser él. En una hora y 20 minutos de juego, el serbio decantó la primera semifinal del Masters 1000 de Montreal a su favor, con parciales de 6-4, 6-4, ante un Jeremy Chardy que por primera vez hacía pie en una instancia de estas. Ahora el número uno del mundo, espera en su última batalla de la semana por Andy Murray o Kei Nishikori.

Salir a la pista en torneos Masters 1000 se volvió un sinónimo de victoria para el jugador de 28 años. Djokovic a pesar de que lleva una semana en la que su tenis no ha estado a un gran nivel, logró encadenar una victoria más, su trigésima consecutiva en esta categoría para alcanzar una final más en su palmarés. En total, el de Belgrado acumula 79 definiciones, 35 de ellas en eventos 1000.

El triunfo de este sábado, Djokovic lo empezó a gestar desde el mismo inicio del encuentro. Tan solo habían transcurrido dos minutos de juego y la pizarra ya acompañaba al ganador de 24 Masters 1000. Un quiebre de entrada iba prácticamente a definir la primera parte del encuentro, ya que allí justamente estuvo marcada la gran diferencia. ‘Nole’ aguantó con su servicio, y a pesar de que dejara entrar en el partido a Chardy, que siempre que tomó la iniciativa hizo daño con la derecha, nunca  fue más que un simple aviso.

La estabilidad en el juego de Djokovic puso presión en el servicio de su rival, ya que una ruptura en el segundo set le pondría contra las cuerdas. Las alarmas se encendieron del lado francés cuando su saque en el primer game por poco es quebrado, sin embargo con una combinación de buenos servicios terminó solventando tal situación. El balcánico por su parte sabía que de seguir así rápidamente lograría ese quiebre que le llevaría a la victoria. Así fue como en el quinto game, tomó el saque de Chardy  y se encaramó en el marcador para nunca más bajarse. Los minutos pasaron y con ellos se fue consumando un triunfo más, de un jugador que en lo corrido del año no conoce la palabra derrota en torneos Masters 1000.

“Estoy contento con mi juego sobre la base y el servicio” afirmó Djokovic. “Sólo una ruptura en cada set fue suficiente y eso es lo que yo esperaba”, comentó ‘Nole’ tras su victoria.

Este domingo Djokovic proseguirá con su última prueba de la temporada en Canadá. El serbio enfrentará por un título más de su condecorada carrera a Andy Murray, que venció a Kei Nishikori con facilidad (6-3, 6-0). “Esto no ha terminado todavía”, dijo el tres veces campeón de Montreal. “El partido más importante siempre es el final”. El historial entre ambos favorece ampliamente al de Belgrado con 19 victorias ante ocho de su rival. Cabe resaltar que los últimos ocho encuentros quedaron del lado de Novak.

Seguramente sí ‘Nole’ puede ser él, un jugador sin dudas, y que sobresalga en la base de la pista, llegará una nueva corona, más exactamente la 55 de su carrera.

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios