UN BOLERITO AL ESTRELLATO

Con 34 años, ocho meses y veinte días, Víctor Estrella, en Barcelona, reconfirma su salto al estrellato, al vencer por primera vez a un top 10 (Marin Cilic 6-4, 6-4). Cómo un actor de cine, poco a poco se ha hecho un espacio entre los mejores. “No es un milagro, todo es trabajo, mucho trabajo”. Con un talento que se resume a ganas, el dominicano ha cosechado logros que alguna vez se planteó, pero que nunca imaginó fueran a llegar y menos a una edad tan tardía.

La historia del ‘bolerito’ de Santiago (2 de agosto de 1980) fue diferente a las de miles de niños que ingresan al deporte blanco, con el sueño de algún día llegar al ‘estrellato’. De pequeño, recogía bolas en el  Club Español de su ciudad natal, con el único propósito de practicar un deporte desconocido, en un país que tiene al Beisbol como insignia. “Era la única forma que tenía de jugar porque no había canchas públicas.” contaba hace unos días en Barcelona.  A medida que el tiempo fue transcurriendo, su nivel iba aumentando, a tal punto se convirtió en entrenador de tenis en su adolescencia.

Al cumplir la mayoría de edad, no se inició en el profesionalismo, a pesar de jugar torneos puntuables para la ATP ocasionalmente, y de representar a su país en Copa Davis. Según él, todavía no estaba preparado. “No me pude dedicar al tenis a los 18 años,  por no tener las costumbres de seguir a alguien de manera profesional ahí en Dominicana”.  Sus siguientes ocho años transcurrieron en las canchas, pero dirigiendo los pasos de niños, que practicaban este deporte por disposición de sus padres, ni siquiera porque lo vieran como un estilo de vida.

Con 26 años, edad de plena madurez para un deportista de alto rendimiento, el ‘viti’ decidió arriesgarse e ir en busca del tan anhelado profesionalismo en una disciplina desconocida en la isla que lo vio nacer. “a los 26 años, dije que iba a probar, que no perdía nada y sabía que tenía el nivel y el talento para hacerlo”. Desde entonces (2006) comenzó una lucha incansable por superar obstáculos: conseguir recursos para viajar, lesiones, e innumerables cuestiones en la vida de los deportistas, tales como la disciplina. Pero poco a poco los fue superando, hecho que le hizo fijarse metas. “Mi sueño era estar entre los mejores 100″. 

El 3 de marzo del 2014, tras ganar el challenger de Salinas, el domincano cumplió ese primer sueño de llegar a estar entre los 100 mejores del planeta. Pero con eso no se conformó, y luchó por más. En 2015, otra vez Ecuador, le haría realidad otro anhelo. El 8 de febrero, llegó su título ATP World Tour y se convirtió en el jugador más veterano en levantar por primera vez un trofeo profesional en la máxima categoría del tenis masculino. Sus grandes registros no acabaron allí. El 23 de febrero, accedió por primera vez al top 50. Y hay más. El 12 de abril inauguró su palmarés en Masters 1000 (venció a Simone Bolelli), y este miércoles 22 de abril, derrotó por primera vez a un top 1o después de dos intentos fallidos.

Este es Víctor Estrella, un jugador que contradijo los paradigmas del tenis y que desafió a uno de los deportes más exigentes, con su edad. Él no se pone techo y a pocos meses de cumplir 35 años años sigue trazándose objetivos “la meta es seguir avanzando en el ranking y ser top 30 en agosto para ser cabeza de serie en el US Open”. Con el estrellato a sus pies, el caballero de Santiago, seguramente seguirá marcando una historia difícil de emular, pues ni el sabe hasta donde va a llegar.  “Yo no tengo límites, voy a jugar hasta donde pueda”.

About The Author

ANDRÉS VARGAS PERAZA: Periodista especializado en tenis. Exjugador de tenis con puntuación ITF. Miro el deporte desde una perspectiva diferente. Estuve en el lugar del deportista, ahora del periodista. Director y editor del portal www.matchtenis.com.

Comentarios

comentarios