TSONGA Y LAS SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Dicen que la raza humana existe gracias a las segundas oportunidades. En noviembre de 2014, Tsonga defraudó a sus compatriotas y no pudo ganar a Stan Wawrinka. El tenista galo se mostró impotente con una versión errática e indolente a ratos frente al número 2 de Suiza. La decisión de no jugar más partidos en la eliminatoria no fue bien acogida por el público y Tsonga se despidió con sabor amargo de su posibilidad de entrar en la historia. Sin embargo, el tenis vuelve a regalarle una oportunidad a Jo Wilfred para recuperar el tiempo perdido. Es el único tenista francés que sigue vivo en París y la afición “blue” sueña con verlo triunfar en la cuna del tenis galo.

Foto: Roland Garros

Foto: Roland Garros

Por otro lado, Kei Nishikori se presenta en la cita con un bagaje inmaculado. El tenista nipón se coronó en el Godó realizando un buen tenis sobre Clay como si hubiera entrenado toda su vida en Argentina o España. Además, en Roland Garros no ha tenido choques exigentes y su estado físico debe ser un gran inconveniente para Tsonga. Nishikori usará su revés o drive cruzado para no permitir que el galo reviente la bola y lleve la iniciativa en el juego. Kei sabe que desactivar la derecha del héroe parisino es más de medio partido y en los intercambios tiene ventaja por su abanico de golpes. La opción de llegar a semifinales le da un aliciente sobresaliente para demostrar que sus posibilidades son reales a pesar de tener a Djokovic o Nadal en París.

Tsonga ha pasado meses en el “lado oscuro”. Problemas físicos que arrastraba desde el final de la temporada le han lastrado a principios de 2015. Sin embargo, en Roland Garros ha vencido a Berdych con un tenis notable alto e imponiendo su potencia en cada golpe. El camino a la victoria empieza intentando minimizar el segundo servicio de Nishikori, el gran defecto que debe pulir el crack nipón. El problema para Tsonga es que necesitará un elevado porcentaje de aciertos en su estilo de juego agresivo, en ocasiones, me atrevería a decir “kamikaze”. Nishikori es un extraordinario defensor y también puede cambiar la velocidad de los peloteos jugando a la contra, por lo que su peligrosidad es muy elevada. A favor de Tsonga estará la pista central de París que alentará a uno de los suyos como si el mañana no existiera.

A pesar del gran partido frente a Berdych y el factor local, Nishikori es más tenista que Tsonga. Tras los innumerables lastres físicos durante meses, tengo más que serias dudas sobre su respuesta frente a un partido de inmenso desgaste. Precisamente, enfrentarse a un buen jugador pero “ganable” supone un factor de presión elevado en la mente de Tsonga. Nishikori no tiene nada que perder y eso le permitirá jugar con la muñeca más suelta y bombardear el revés del tenista francés. En la batalla física, Kei es más rápido y con el escaso desgaste que acumula debe llevar el partido al terreno que más le interesa.

Pronóstico: Gana Kei Nishikori

About The Author

Alejandro Pinedo Solano: @Alejandropine29 El ojo de halcón da otra visión del tenis. Juego a juego, se ganan los partidos y el respeto.

Comentarios

comentarios