TOMAS BERDYCH A FONDO

Con 29 años en la espalda, Tomas Berdych es uno de los tenistas más maduros del actual circuito del tenis masculino. Siempre ha estado detrás del ‘Big Four’, siguiendo sus pasos y tratando de alcanzar ese alto escalón en el que ellos se movieron -o se mueven-; pero a pesar de no llegar a tal punto, siempre fue -y es- un animador constante en la temporada. Un jugador con exquisitos golpes que parecen no necesitar esfuerzos para ejecutarlos, un saque potente y una mentalidad de ganador. En este, su cumpleaños veintinueve, repasemos los aspectos más importantes y significativos de su carrera, que ha tenido momentos de gloria y de penumbra pero que han sido gozosos y fructíferos.

Foto: Citi Open

Foto: Citi Open

La retina de los aficionados al tenis empezaron a familiarizarse con el nombre de Tomas Berdych en el Masters de París 2005, torneo que lo catapultaría dentro de los jugadores ‘top’.  Pero antes de eso, el checo ya prometía ser un talento sin reversa para el mundo de este deporte: antes de llegar a la élite, conquistó tres Futures y cinco Challengers entre 2003 y 2004 y se hizo dueño de su primer torneo ATP,  el de Palermo, situación que lo convertiría en parte del Top 50 del ranking. Pero sin dudarlo, el lunar que lo llevó a considerarse una estrella del mañana fue el vencer a Roger Federer (número 1 de ese tiempo) en la segunda ronda de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 teniendo apenas 18 años.

Pero ese 2005 fue realmente el que lo puso en la cima. Aún sin llegar a una madurez física y tenística, consiguió el título del Masters 1000 de París, una proeza que muy pocos logran y a tan corta edad. Siendo él #50 del mundo, derrotó a cinco Top 20 para levantar el trofeo (Coria-7, Ferrero-19, Gaudio-11, Stepanek-14 y Ljubicic-10). Además llegó a la final de Bastad, donde perdería con Rafael Nadal.

A pesar de no lograr títulos en 2006, ese año fue definitivo para Berdych para llegar a ser el tenista #1 de República Checa y meterse por primera vez entre los 10 mejores del mundo luego de disputar el Masters de Madrid.

A partir de ahí, la carrera de Tomas Berdych tomó un rumbo encarrilado hacia el protagonismo. Logró tres títulos más: Halle 2007, Tokio 2008 (venciendo a Juan Martín del Potro) y el de Múnich en 2009. Además, por primera vez logró meterse a cuartos de final de un Grand Slam: Wimbledon 2007, donde perdió con Nadal. Ayudó a su país a llegar a la primera final de Copa Davis en 2009 después de 29 años, aunque terminaron cayendo con España con un global de 5-0.

Su punto de esplendor llegaría en 2010 al estar en su primera semifinal de Grand Slam en Roland Garros y, un mes después, alcanzando la final en Wimbledon, donde se dio el gusto de dejar en el camino a Federer y Djokovic, pero perdió con Nadal en el decisivo. Con esta actuación, se pensó que el checo iba a llegar a un par de finales más, sin embargo, por la supremacía que impusieron ‘Los 4 fantásticos’ y con algunas lagunas que se han evidenciado en su andar, lo máximo que ha logrado desde ahí son las semifinales del US Open 2012 y en Australia 2014.

En la categoría Masters 1000 pisó nuevamente dos finales: Miami 2010 y Madrid 2012, pero en ambas cayó ante Roddick y Federer, respectivamente. Berdych lleva cuatro años consecutivos llegando al Torneo de Maestros, donde puso su nombre en las semis de 2011, mientras que en las tres restantes no pasó del round robin.

Con cuatro títulos más después de 2009 (Pekín 2011, Montpellier 2012 y Estocolmo 2012, Rotterdam 2014) y otras cuatro finales, Tomas ha significado un punto de atención en el circuito del tenis. Su estilo de juego versátil y sus movimientos poco forzados a la vista, han sido claves para que se mantenga por más de 4 años en el Top 10 del ranking (ingresó el 5 de julio de 2010 y hasta el momento está adentro, lo que significa más de 200 semanas continuas).

Jugador insignia de su país y al que ayudó a darle dos ‘Ensaladeras de Plata’ de Copa Davis en 2012 y 2013, Berdych es más que una estrella consolidada de este deporte. Está a unos pasos de esa edad donde los jugadores empiezan a considerar el retiro, pero por su apariencia se nota que aún le quedan muchas balas en el cartucho. Por el momento, felices 29 años Tomas, dueño de una carrera tal vez no memorable, pero sí llena de muchas alegrías y satisfacciones.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @Harryelpote: Redactor de TenisBreak. Director y productor de radio y televisión, locutor y redactor. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario