SERENA SLAM

Serena Williams no dejó dudas que es la mejor jugadora del planeta. La estadounidense derrotó a Garbiñe Muguruza por doble 6-4 y en una hora y 22 minutos de juego y siguió construyendo un lugar en el olimpo de este deporte al levantar su título 21° de Grand Slam.

Foto: AFP

Foto: AFP

¿Alguién puede vencer a la actual número 1 del mundo? seguramente antes de esta final esa pregunta seguía rondando en la cabeza de los amantes de este deporte, pues Garbiñe Muguruza sería la prueba de fuego para responder esa pregunta. Sin embargo, una vez más  quedó demostrado que en la actualidad no hay quien venza a Serena en un escenario de tal magnitud.  A pesar de empezar iniciar abajo en el marcador, Williams supo remar contra la corriente y lograr su objetivo.

El encuentro inició con un panorama oscuro para la ‘niña’ de la familia Williams. Un quiebre en contra y los fuertes latigazos de su rival preveían que sería una tarde larga y quizás más que complicada para la gran favorita a la corona. Pero a medida de que los games fueron transcurriendo la situación empezó a cambiar. En el medio del set la caraqueña salvó dos bolas ‘break’ que fueron el aviso de que la ‘fiera’ había despertado. Minutos más tarde recuperó la desventaja e igualó la pizarra (4-4). Tras la paridad en el marcador, el envión anímico continuó y otros dos games marcarían el camino de la remontada en el primer set.

Cuatro games consecutivos habían puesto a Serena set arriba y Garbiñe contra las cuerdas. La segunda manga se desarrolló en medio de la igualdad en los primeros tres games. No obstante, los certeros golpes de la estadounidense avisaban que buscaba rápidamente inclinar a su favor la manga. En el cuarto juego llegó un quiebre, luego otro y pareció estar todo liquidado con un 5-1 de su lado, Sin embargo en ese momento su temple de campeona tembló. Del otro lado, sin nada que perder las ráfagas de golpes fortísimos causaron dañor en Williams y tres games consecutivos de la representante española apretaron una final que estaba prácticamente definida. Al servir para igualar el set a 5, el pulzo de Muguruza volvió a fallar y con varios errores le dio el pasaporte a la infinidad en Londres a Serena, quien terminaría levantando su se sexta corona en la catedral del tenis.

El título le da a la veterana de 33 años nuevas marcas en su carrera, cómo la de lograr por segunda vez el ‘serena slam’ pues acumula cuatro majors en fila (también lo hizo en 2002) e iguala lo que hizo Steffy Graff. Además se convirtió en la jugadora más veterana en ganar un Grand Slam con 33 años y 9 meses (superando a Navratilova -33 años y 8 meses-).

Por su parte, Garbiñe se despide del All England Tennis Club con la traquilidad de haberlo dejado todo en campo y con la seguridad que alguna vez estará en el puesto de campeona. La española no tiene nada que reprocharse en su primera final de un Grand Slam.

Redacción MATCH TENIS

 

Comentarios

comentarios