SERENA NO QUIERE DEJAR ESCAPAR EL NÚMERO 1 DEL MUNDO
September 1, 2016 - Serena Williams of the United States in action against Vania King of the United States during the 2016 US Open at the USTA Billie Jean King National Tennis Center in Flushing, NY.

SERENA NO QUIERE DEJAR ESCAPAR EL NÚMERO 1 DEL MUNDO

Obligada a correr de atrás en la defensa del N°1 del mundo (lauro que ostenta hace ya 185 semanas), Serena Williams pasó este jueves un nuevo desafío, por la segunda ronda del US Open.

La estadounidense se impuso por 6-3 y 6-3 a su compatriota Vania King, que comenzó el año en el puesto 412 después de estar casi un año inactiva entre 2014 y 2015. Su próximo pasó será ante la sueca Johanna Larsson.

Con el nuevo triunfo, además, Serena escribió otra página histórica. Es que la Nº1 ahora lleva 306 triunfos en los Grand Slam, misma marca que la checo-estadounidense Martina Navratilova, dueña del récord femenino.

Para Serena, aun con Garbiñe Muguruza ya fuera de carrera, la ecuación igual no cambia: necesita, como mínimo, alcanzar semifinales, para no ceder la cima. De allí en más, salvo que gane el título, dependerá de lo que hagan Angelique Kerber (hoy virtual N°1) y Agnieszka Radwanska.

La polaca justamente fue una de las animadoras de la cuarta jornada del US Open, aunque no la pasó del todo bien ante británica Naomy Broady. Estuvo 2-5 y llegó a tener tres set points en contra en el tiebreak del primer parcial, pero reaccionó a tiempo y se impuso por 7-6 (9) y 6-3. Su próximo paso, ante la francesa Caroline Garcia.

Quien sigue estirandp su buen momento es Simona Halep, hoy marginada en la pelea por el N°1 pero con una racha de ya 15 triunfos en 16 partidos. Esta vez, su víctima fue Lucie Safarova, por 6-3 y 6-4.

Además, otra Top 10 en cancha: Venus Williams se impuso por 6-2 y 6-3 a la alemana Julia Goerges, en la misma llave de octavos por la que este jueves quedó eliminada la paraguaya Montserrat González, única latinoamericana que había podido sortear el debut.

González cayó por 6-1 y 7-5 con Karolina Pliskova, de ascenso casi seguro al Top 10 luego del US Open, pero una particular maldición todavía vigente en Grand Slams: nunca, en 17 participaciones, pasó la primera semana.

Para la paraguaya, de 22 años, fue su primer cuadro Major, después de atravesar con éxito la clasificación. Y cuando termine el torneo subirá al mejor ranking de su carrera, dentro de las 160 primeras.

Redacción Espn Deportes

Comentarios

comentarios