RICHARD NORRIS WILLIAMS: AFERRARSE AL SUEÑO DE SER TENISTA

A lo largo de la historia de los considerados cuatro Majors, muchas han sido las anécdotas en torno a jugadores y campeones en el palmarés de sendos eventos. Siempre que se echa un ojo atrás en el tiempo fijándose en la lista de hombres laureados en la Gran Manzana, aparecen nombres como Bill Tilden, Richard Sears, Jimmy Connors, Pete Sampras o el propio Roger Federer. Pero más allá de estos nombres cuya relevancia reside en la ingente cantidad de títulos cosechados sobre el cemento del último ‘Grande’, aparece el nombre de un campeón que ganó, el por entonces U.S. National Championships (actual US Open), en la modalidad de individuales (1914 y 1916), dobles (1925 y 1926) y dobles mixtos (1912), pero que, sin embargo, es recordado más allá de por su proeza, por el suceso en el que se vio envuelto en el año 1912.

El tenis estadounidense siempre recordará a uno de sus mejores hombres en la década de 1910, no sólo por su característico juego, sino también por la anécdota que lo acompañó durante toda su carrera.

Richard Norris Williams II nació en Enero de 1891. Considerado como uno de los mejores tenistas de la historia del tenis americano, tuvo su lugar de origen en la localidad helvética de Ginebra. Su estilo de juego agresivo lo llevó a conquistar 6 Grand Slams en diferentes modalidades y su habilidad de ‘tiralíneas’ le hacía imbatible en momentos donde su moral estaba por las nubes. Errático, en ocasiones, podía  caer con rivales de menor entidad cuando menos se esperaba. Se dice de él que consiguió ganarle un set en 5 minutos al ‘todopoderoso’ Bill Tilden. Además, Richard fue nombrado ‘Mejor Tenista Americano’ en el año 1914.

La anécdota que marcó su vida

Pero su historia queda marcada por un hecho histórico fuera de las canchas. El 15 de abril de 1912, Richard Norris Williams viajaba a bordo del RMS Titanic junto a su padre Duane Williams cuando el barco se estrelló contra un iceberg. Su padre falleció en el momento del choque, pero Richard consiguió salir ileso del impacto. Sobrevivió a una de las tragedias históricas liberando incluso a uno de los pasajeros atrapados en el buque. Williams permaneció dentro del barco casi hasta el final del hundimiento del mismo, cuando por fin nadó hacia un bote salvavidas arrancado de la cubierta del barco. Pero en medio del mar, junto al bote, aguardando que alguien lo rescatara, Richard permaneció la friolera de 6 horas hundido hasta las rodillas en las aguas heladas cercanas a la isla de Terranova. Finalmente, pudo ser rescatado por el trasatlántico Carpathia.

La espera en las aguas heladas próximas al litoral norteamericano, dejó graves secuelas en las piernas del tenista a quien le recomendaron la amputación de las mismas. Pero Richard no quiso acabar con el sueño que desde niño tuvo. Rechazó la idea y cuatro meses después ganó el  U.S. National Championships en la modalidad de dobles mixtos junto a Mary Browne. A partir de ahí su ascenso fue meteórico.

Fue convocado por el equipo de Copa Davis en 1913 y un año más tarde se alzó con la corona en individuales del ‘Major’ americano. Sirvió a la Armada francesa durante la Primera Guerra Mundial y capitaneó el equipo americano de Copa Davis entre 1921 y 1926, siendo campeón en sus años en el cargo llegando incluso a participar como jugador de dobles en varias finales junto a Bill Tilden.

Continuó su andadura como tenista hasta los 44 años, hasta que finalmente, falleció en Pennsylvania en el año 1968. Más de un siglo después de su primer triunfo como tenista en solitario en Flushing Meadows, y de su reconocimiento mundial, Richard Norris Williams siempre será aquel superviviente que logró coronarse como campeón.

About The Author

DAVID SÁNCHEZ: @DASanchez__. Periodista Freelance especializado en tenis. Voleador nato en la red 2.0 y un jugador regular desde fondo histórico. Ágil y con capacidad de adaptación a todo tipo de superficies textuales. Español pero cosmopolita gráfico. He publicado en medios como CNN Chile, Sphera Sports, SportYou o VAVEL y colaborado con emisoras radiofónicas como Libertad FM o Radio Internacional. En Match Tenis disfruto peloteando entre siglos.

Comentarios

comentarios