RESPIRA TOMAS BERDYCH

Llegó octubre, y con este mes el primer título del año para Tomas Berdych. El checo zafó de ese rótulo de ser el único top 10 hasta la fecha en no ganar ningún torneo en 2015, al consagrarse en el ATP 250 de Shenzhen, después de vencer este lunes a Guillermo García López por 6-3 y 7-6(7) y así levantar su 11° corona.

Foto: Twitter

Foto: Twitter

Impensado hubiera sido imaginar que pasarían 10 meses para que Berdych ganara su primer torneo de la temporada. Menos aún cuando empezó el año de manera impoluta. Nueve torneos, nueve cuartos de final, entre los que se destacan tres subcampeonatos: Doha, Rotterdam y Montecarlo. Esa primera parte del año también le dejó destacadas actuaciones en Australia (semifinales),  Dubái (semifinales), Masters 1000 Miami (semifinales),  Masters 1000 Madrid (semifinales), Masters 1000 Indian Wells (cuartos de final)  y el Masters 1000 Roma (cuartos de final).

Todas esas semanas con un performance standard de un top 10 le llevaron a tocar su pico histórico en el ranking ATP. El 18 de mayo de 2015 entro al top 4 del tenis mundial, y así cobró un premio bien merecido, pues el tenis y los resultados, fueron el respaldo de un jugador con un talento inmenso pero que siempre le falta un centavo para el peso como popularmente dicen.

A Roland Garros llegó con como siembra 4 y con un solo objetivo: sumar su primer título de Grand Slam, que según él es lo único que le hace falta. “Ahora mismo tengo 29 años, tengo que conseguir dar el paso tan pronto como sea posible” afirmó el checo, quien también resaltó que no sería una tarea fácil “Soy consciente de que con Djokovic, Federer, Murray y Nadal este es el momento más difícil de ganar un Grand Slam. El año pasado Stanislas Wawrinka demostró que, pese a ello, se puede hacer”.

La esperanza de coronarse en París la truncó Jo-Wilfried Tsonga, que de pasó irrumpió en la regularidad del excampeón de Copa Davis, al eliminarlo por primera vez en el año antes de los cuartos de final de un evento. Luego ese Berdych arrasador desapareció. En Halle, Wimbledon, Masters 1000 Canadá, Masters 1000 Cincinnati, Us Open y San Petesburgo apenas sumó unos cuartos de final (Ohio) y dejó claro que esa establidad que mostró en el primer semestre del año se había esfumado.

El Berdych de los últimos años estaba de vuelta. Ese jugador lleno de facilidades para jugar al tenis, que puede derribar a cualquier top 4,  pero que en los partidos decisivos nunca muestra su mejor versión. Falta de tesón. Quizás no poder dar el gran salto se debe a la escasez de esa pasta de campeón, que solo tienen los mejores, los inolvidables, los históricos:  Bjorg, McErroe, Sampras, Agassi, Federer, Nadal y ahora Djokovic.

Sin embargo, esta semana, el número 5 del mundo ha tomado un nuevo respiro, un nuevo aire. Tras ganar el onceavo título de su carrera, tercero en el continente asiático, Berdych se encamina a su sexta copa de maestros consecutiva y deja un aviso. Estoy de vuelta. El checo de los primeros seis meses hizo temblar a los mejores, luego regresó el de siempre. Ahora respira y este título renovará sus aspiraciones de ahora en más.

About The Author

ANDRÉS VARGAS PERAZA: @andresvarperaza. Periodista especializado en tenis. Exjugador de tenis con puntuación ITF. Miro el deporte desde una perspectiva diferente. Estuve en el lugar del deportista, ahora del periodista. Director y editor del portal www.matchtenis.com.

Comentarios

comentarios