RADWANSKA NO DESPEGA

La mejor polaca del ranking femenino sigue sin tomar vuelo. Ni la ayuda de una de las mejores de la historia ha podido encumbrar la vía del triunfo para Agnieszka, quien se nota perdida y sin un horizonte definido.

Foto: Qatar Total Open

Foto: Qatar Total Open

La ilusión de un nuevo trofeo se diluye como la espuma. Tan rápido que solamente queda preparar el siguiente torneo. Uno donde la ilusión vuelve a ser el principal eje en el camino pero que solamente falta esperar que pasen los días, las horas, para que todo se vaya por la borda. Es Agnieszka Radwanska, la mejor de Polonia, ocho del mundo y que aún no despega en la temporada; de hecho, aún no vuelve a hacerlo después de haber conseguido el título en Montreal el año pasado. Un éxito que parecía ser una nueva cumbre en su carrera, pero que solamente se quedó allá, guardado en el palmarés.

Nuevamente fue víctima de la mayor de las Williams, Venus, en los cuartos de final del WTA Premier de Doha (4-6, 6-1, 3-6). La misma jugadora que le eliminó la esperanza en el Abierto de Australia, torneo donde inició a tomar las enseñanzas de un icono como Martina Navratilova, contratada para que Aga diera el paso definitivo en los Grand Slam: conseguir uno. La checa tiene como misión guiarle hacia lo eterno, pero en el primer intento hubo un resbalón. Sin embargo, las dudas de la de Cracovia no son de semanas atrás, las incertidumbres vienen de un 2014 donde apenas se vio ganadora en Canadá y de resto solo fueron despedidas antes de alcanzar la corona. El juego de la mayor de las Radwanska perdió equilibrio, a pesar de una ser una pegadora innata siempre supo a partir de la movilidad y de su variado juego de golpes contrarrestar a muchas de sus pares, incluso estuvo a un set de ganar en Wimbledon 2012 ante Serena Williams, el único torneo grande donde ha pisado la final.

Y ante un 2015 que prometía, todo se ha disgregado. Agnieszka tiene un balance de seis partidos ganados e igual número de perdidos, no ha llegado a una semifinal y en la serie de Copa Federación ante Rusia fue inclinada ante María Sharapova y Svetlana Kuznetsova, lo que permitió que su país se quedara sin las ganas de obtener el mayor torneo femenino por equipos. Radwanska ha tenido el deseo de una top pero las ganas descienden cuando aparece una jugadora consistente: en Melbourne llevaba paso arrollador hasta los octavos de final, apenas había cedido nueve games en tres partidos y notaba su deseo de alcanzar lo inalcanzable. Sin embargo, llegó Venus y en la noche australiana apagó la ilusión. Nueva cuenta sucedió en Medio Oriente, tras un apabullate comienzo ante Flavia Penneta (6-1, 6-1), la estadounidense le puso un alto en el camino desde la contundencia: 46 tiros ganadores por 26.

Mientras Aga intenta redescubrir su tenis, Venus sigue adelante. La estadounidense, ganadora en el inicio del año en Auckland, chocará con Victoria Azarenka en semifinales tras el triunfo de la bielorrusa sobre Caroline Wozniacki por 6-3, 6-1, en otro partido que se vivió en Australia y con misma vencedora. Del otro lado, Carla Suárez-Navarro sigue llevando un gran inicio de año: esta vez derrotó a una incomprendida Petra Kvitova que inició a velocidad de crucero y terminó sin gasolina. Fue 3-6, 6-0, 6-3 para la española que ahora medirá el pulso ante la checa Lucie Safarova, quien fue un huracán ante Andrea Petkovic y la eliminó por 6-2, 6-1.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @FabianV_: Redactor en jefe de Match Tenis. Director y productor de medios de comunicación. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios