PENNETA APROVECHA SU OPORTUNIDAD

Para ganar un Grand Slam se necesita convencimiento y este fue el que llevó a Flavia Pennetta a levantar el título del Abierto de los Estados Unidos. En una final que tomó por sorpresa al planeta tenis, la de Brindisi se impuso a Roberta Vinci con parciales de 7-6 y 6-2  y aprovechó su oportunidad. Con 33 años Pennetta mira al cielo,  sonríe y exclama en medio de la emoción que la aborda: “este fue mi último partido en el Us Open”.

September 12, 2015 - Flavia Pennetta poses with the trophy after defeating Roberta Vinci (not pictured) in a women's singles final match during the 2015 US Open at the USTA Billie Jean King National Tennis Center in Flushing, NY. (USTA/Ned Dishman)

September 12, 2015 – Flavia Pennetta poses with the trophy after defeating Roberta Vinci (not pictured) in a women’s singles final match during the 2015 US Open at the USTA Billie Jean King National Tennis Center in Flushing, NY. (USTA/Ned Dishman)

Flavia disputó esta final como si fuera el último partido de su carrera. Desde que saltó al campo más grande del planeta tenis mostró una determinación gigantesca. Seguridad. Vehemencia. Claridad. Ella sabía que estaba ante una oportunidad única. Entonces se dejó llevar, controló sus emociones e hizo que nombre nunca más pase desapercibido en Flushing Meadows.

Desde el inicio del encuentro, Pennetta puso a rodar la pelota a velocidad luz. Tanto con su drive como con el revés controlaba a placer los exquisitos golpes litfados de su compatriota. Bien afirmada sobre la cancha, Flavia logró una primera ruptura que la hacía pensar que el encuentro sería un trámite. Sin embargo esto no fue así y de a poco, Vinci fue construyendo una telaraña en la que encontró siempre una respuesta a los embates de su rival. Fue así como recuperó el quiebre y estableció una igualdad que se terminaría definiendo en el tie break. Allí, Pennetta nuevamente sacó a flote esos exorbitantes tiros de los primeros minutos de juego y con una diferencia mínima (tres puntos) puso de su lado el set.

El impulso de haber ganado la primera manga y de sentir cada vez más cerca su primer título de Grand Slam hizo que rápidamente la balanza cayera de su lado. En menos de 20 minutos la pizarra estaba 4-0 a su favor. Vinci reaccionó y recuperó uno de los quiebres, no obstante, este no llegó a ser suficiente. La fiesta siempre tuvo nombre y apellido y Flavia Pennetta tras una hora y 33 minutos se llevó el torneo más importante de su carrera y se convirtió en la jugadora más lóngeva en ganar por primera vez un evento de tal magnitud

Italia puede celebrar porque por primera vez vio como dos exponentes de ese tenis con brío, estuvieron presentes en la final de un ‘major’. Pero también puede llorar porque Pennetta, segunda jugadora de su país en la Era Abierta en ganar un Grand Slam (Francesca Schiavone, Roland Garros 2010) se despidió del tenis para siempre. Y aunque es a lo grande no deja de doler.

About The Author

ANDRÉS VARGAS PERAZA: @andresvarperaza. Periodista especializado en tenis. Exjugador de tenis con puntuación ITF. Miro el deporte desde una perspectiva diferente. Estuve en el lugar del deportista, ahora del periodista. Director y editor del portal www.matchtenis.com.

Comentarios

comentarios