NADAL SE AHOGA EN RÍO ANTE FOGNINI

Lo presupuestado por los organizadores del ATP 500 Río de Janeiro, no salió a la perfección. David Ferrer hizo la tarea en primer turno pero luego una sacudida: Fabio Fognini dio la sorpresa y tumbó al campeón defensor, Rafael Nadal.

Foto: Río Open

El duelo esperado de la jornada tuvo varios matices, incluso hasta las decisiones del umpire estuvieron presentes. Nadal por momentos jugó a un alto nivel, también estuvo errático y desconocido por apartes. Precisamente esa oscuridad lo llevó a caer ante un Fognini volátil como siempre, pero que a partir del segundo set dejó ver el talento innato, ese que siempre ha estado a la sombra de su alocada cabeza.

El primer set fue de Nadal en apenas 35 minutos. Asentado sobre la línea de base dejó hacer muy poco a un Fognini que parecía no haber llegado al encuentro. Comandó con su derecha en todas las direcciones y con una regularidad en su servicio que nunca bajó del 67% tomó la delantera.

Todo pintaba de la misma manera para el segundo set. Nadal llegó a estar quiebre arriba (2-1) pero aparecieron sus fantasmas, esos con los que tendrá que convivir hasta que tome el ritmo que le quitó el parate del segundo semestre de la temporada anterior. Cinco games consecutivos del italiano (13 winners – 4 errores no forzados) iban a desatar la ira del manacorí que se evidenció en un airado reclamo al juez de línea: “Voy a pedir que no me arbitres nunca más. No es nada personal contra ti, pero eres el que más presión me mete en todo el circuito”, refieriéndose al llamado de atención de Carlos Bernardes por demorar al saque.

Tras la hecatombe que vivió el número tres del mundo en la segunda manga (4 tiros ganadores – 12 fallos), saltó nuevamente al campo de batalla en busca de reencontrarse consigo mismo, de apaciguar sus miedos y sobretodo de volver a entrar en contienda. En frente ya no estaba un frágil Fognini, el talento era su mejor compañía. La igualdad se mantuvo durante todo el set y justo antes de llegar al tiebreak el de San Remo soltó el brazo, puso en apriertos un juego de saque más que vital para el español y se dio el gusto de contar con dos matchpoints que Nadal salvó con esa garra que tiene como ADN. Sin embargo, a la tercera, Fognini se inspiró para llegar a una bola cerca a la red, que había sido impulsada por la faja, y cerró el partido; uno de los mejores de su carrera.

“Todo el mundo sabe que Nadal es el mejor en esta superficie. Es el mejor partido que he ganado hasta ahora en mi carrera”, comentó el italiano sobre el final luego del encuentro que lo catapultó a su novena final en carrera. Por su lado, la lamentación del tres del mundo, que no podrá defender la corona que el pasado curso alcanzó ante Alexandr Dolgopolov. “Perdí una partida que podía haber ganado. He jugado un buen primer set. Luego, una combinación de buenos y malos momentos”.

David Ferrer, segundo preclasificado, logró su paso a la final al superar a la sorpresa del evento, Andreas Haider-Maurer. El austriaco opuso una ardua resistencia al de Javea en el primer parcial. Quiebres de lado y lado se presentaron hasta el español pudo sostener su servicio en el onceavo game y así tomar el set inicial. En la segunda manga, Ferrer hizo un monólogo y en menos de media hora le puso su sello al encuentro.

En el historial, Ferrer tiene amplia ventaja ante Fognini por 7-0 e incluso, ya le ha ganado una final (Buenos Aires 2014). En tierra se han visto cuatro veces y el italiano apenas ha podido robar un set. Esta vez se verán nuevamente frente a frente, en un duelo donde ambos buscan acariciar la gloria brasilera.

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios