MURRAY, A UNA VICTORIA DE REPETIR EL ORO OLÍMPICO

MURRAY, A UNA VICTORIA DE REPETIR EL ORO OLÍMPICO

El británico no tuvo rival de peso en la primera semifinal de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Andy Murray se paseo en el campo central para avanzar a la final en apenas una hora y veinte minutos de juego, tras derrotar en sets corridos a Kei Nishikori  por 6-1 y 6-4, y ahora, buscará convertirse en el primer jugador en unas justas orbitales en defender con éxito la medalla de oro y así sumar su tercera presea, ya que hace cuatro años logró la plata en el dobles mixto.

En esta ocasión el de Dunblane no tuvo que poner una sexta marcha para acceder a la siguiente instancia. Después de haber sufrido en sus dos últimos encuentros ante Fabio Fognini (quiebre abajo en el set final) y Steve Johnson (el estadounidense sirvió 4-3 en el tercer set), Murray salió focalizado en no dar opciones a su rival, pues una desconcentración podría costarle una dolorosa derrota.

Entonces el ganador de tres Grand Slam (Wimbledon 2013 y 2016 y Us Open 2012) arrasó en los primeros games del partido. La ventaja inicial la tomó en el cuatro juego, cuando con varias aperturas, logró desequilibrar al escurridizo asiático y robarle el servicio. Minutos más tarde, Murray repitió la dosis y con otra ruptura inclinó la pizarra 6-1 a su favor.

Las más de tres horas de partido de cuartos de final de Kei Nishikori le siguieron pasando factura. Su resto físico era poco y eso lo supo aprovechar el actual número dos del mundo, quien acrecentó su dominio cuando volvió a arrebatarle el saque al oriental en el sexto game del segundo parcial. De ahí en adelante, con su servicio, que funcionó a la perfección (3 aces  y 82% de puntos ganados con el primer saque), Murray supo ponerle broche al encuentro, y aunque, Kei intentó reaccionar, ya fue muy tarde.

El escocés aparece en su segunda final olímpica (individuales), como el gran favorito a retener la medalla de oro, pues su próximo rival, Nadal o Del Potro, llegarán con un físico bastante escaso y a cinco sets, el tenis es a otro precio.

Redacción Match Tenis

Comentarios

comentarios