LUCA VANNI, UN BAUTISMO TARDÍO

El tenista italiano, a sus 29 años, conoció por primera vez lo que es ganar un partido a nivel ATP en el marco del ATP 250 de Sao Paulo. Vanni, a lo largo de su carrera se ha visto perjudicado por muchas lesiones, que tal vez interrumpieron su crecimiento a una edad más temprana.

Foto: Tennis Toscana

Foto: Tennis Toscana

Llegar a los 30 años en el circuito tenístico significa, casi siempre, sinónimo de madurez. Muchos tenistas a esta edad ya han labrado un camino considerable dentro del tour pero otros tantos aún batallan por lograr una alegría que se traduce en victoria en el nivel mayor. Uno de esos casos es el del italiano Luca Vanni (29 años), quien en Sao Paulo logró su primera victoria ATP y además pisó la final.

Vanni nació en Arezzo en 1985 e inició su carrera profesional hace nueve años atrás. En 2006 comenzó a disputar torneos Futures en su país (ganó uno en ese curso) y jugó su primer cuadro Challenger en Como, también Italia, donde cayó en segunda ronda. En 2008 se metió por primera vez en la clasificación de un ATP 250 (Zagreb) y se despidió luego de ganar en su estreno y caer en el siguiente partido. Sin embargo, el toscano prosiguió su andar entre Futures y uno que otro Challenger que se atravesaba en el camino. De hecho, el tenista apenas jugó su primer cuadro ATP en Chennai 2015 y hasta mediados del pasado curso aún estaba peleando en cuadros de torneos futuros.

A pesar de su constante paso por la categoría menor del circuito masculino, Vanni, sumado a algunas buenas actuaciones en el rango mayor, se metió el pasado año dentro de los mejores 200 del mundo, situación que logró justo después de alcanzar la final del CH de Kaohsiung (China), donde cayó en el decisivo ante el experimentado Yen-Hsun Lu.

Pero la carrera de Luca (ganador de 16 Futures en su carrera) fue un constante infortunio desde temprano por culpa de las lesiones. Cuando tenía apenas 19 años sufrió por los meniscos y seis meses después problemas en la rodilla que le provocaron perderse toda la temporada. Con sus molestias a cuestas, Vanni siguió con su camino en el profesionalismo como muchos jugadores que sobreviven en el tenis, hilvanando una carrera ante la dureza del circuito en la parte más baja. Es imposible establecer que sin estas lesiones hubiese sido un jugador de élite, pero lo cierto es que truncan el comienzo de cualquier tenista adolescente.

En 2013, los problemas en las rodillas revivieron en el italiano y esta vez tuvo que acceder a la operación. Los dolores en las articulaciones eran un crudo infierno para Vanni, quien después de pasar por el quirófano tuvo que estar fuera de las pistas por varios meses, provocando su descenso hasta más allá de la posición 800º y teniendo que retornar a los Futures para agarrar ritmo y ganar unidades necesarias para aumentar su ranking. Pero la constancia del italiano, conocido en su nación por su ambición, coraje y el deseo de nunca rendirse, entregó los frutos en 2014 al llegar a la final del Challenger de Kaohsiung y que le permitió ser dueño de un lugar dentro del top 200.

Ahora, en Sao Paulo, marca su mejor presentación en toda su carrera de nueve años. Llegó a la arcilla del país carioca desde la fase previa, la atravesó y luego de la baja de Feliciano López (primer preclasificado) y el sorteo para establecer qué qualy ocupaba su lugar, el de Italia ganó el puesto del español. Aquello permitió que iniciara desde la segunda ronda, para que luego ganara su primer partido ATP ante el holandés Thiemo De Bakker. después, ante Dusan Lajovic y Joao Souza, permitirse estar dentro de los dos mejores de un ATP 250.

“Muchos me han dicho que con continuidad puedo estar dentro de los primeros 40 del mundo, pero yo prefiero tener los pies en la tierra y mientras tanto solamente pido llegar a los primeros cien del mundo”, expresaba Luca en unas declaraciones recogidas por la Gazzeta italiana. El objetivo lo tiene a tan solo unos pasos ya que a la fecha es 149 del mundo, pero sumando la final en Sao Paulo, de poder escalar un poco más en la arcilla brasilera y lo que pueda venir en el futuro, la ilusión del de 29 años puede llegar a ser realidad. Eso sin importar que su bautismo ATP haya llegado en un periodo tan tardío. Unas por otras.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @FabianV_: Redactor en jefe de Match Tenis. Director y productor de medios de comunicación. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios