LÓGICA CALIFORNIANA

 

En Indian Wells, Nadal corre contra intangibles y Federer se encarama a su legado para sacar pecho. El suizo se gusta entre bambalinas y ejecuta golpes con una facilidad que asusta. El capítulo 36 se escribe en un visto y no visto.

El Clásico se diluye como un azucarillo entre reveses helvéticos para el recuerdo

Los actores tientan a un graderío con una mezcolanza emocional confusa. La gente no termina de entender lo que ocurre. El Clásico se diluye como un azucarillo entre reveses helvéticos para el recuerdo.

Nadal no responde. La magia es Federer en estado puro. Ante eso no hay respuestas que valgan. El vendaval desatado aterriza en Palm Springs y enmudece, por segunda vez en 2017, el intento por resurgir del mallorquín sentenciado al castigo del esfuerzo físico sin premio.

Al otro lado de la red, la poesía estética y sin ornamentos deja una sensación final de perfección formal. Es un dejà vu. Federer es anacrónico.

Impávido, el exnúmero uno hace gala de su acerbo tenístico ante rivales que lo dominaron en la década pasada. Es una clamor sentido. Es una sonrisa breve pero suficiente.

Nadal frena en seco en octavos. Djokovic se pierde entre marismas australianas y Murray…Murray vive de las rentas de un final de 2016 que lo mantiene a falta de resultados actuales que reafirmen su condición de número uno mundial.

Federer parece volar a otra altura. Veremos si la suficiente como para doblegar a un Kyrgios que, cuando quiere, cobra protagonismo por su buen hacer. El Masters 1000 de Indian Wells más emocionante de los últimos años es una paradoja.

About The Author

DAVID SÁNCHEZ: @DASanchez__. Periodista Freelance especializado en tenis. Voleador nato en la red 2.0 y un jugador regular desde fondo histórico. Ágil y con capacidad de adaptación a todo tipo de superficies textuales. Español pero cosmopolita gráfico. He publicado en medios como CNN Chile, Sphera Sports, SportYou o VAVEL y colaborado con emisoras radiofónicas como Libertad FM o Radio Internacional. En Match Tenis disfruto peloteando entre siglos.

Comentarios

comentarios