LA LEYENDA DE NADAL CONTINÚA

“Terminar de quinto el año pasado tiene mérito porque más de la mitad del año estuve compitiendo contra los rivales y contra mí mismo, era un esfuerzo doble”, sentenció el campeón español. “Ni me fui ni he vuelto”, aclaró Rafa cuando le preguntaron por su evolución en 2016. “Soy una persona estable emocionalmente, en pista y fuera de ella”, contestó Nadal para definir el regreso al origen de su fortaleza mental. Es el resumen de las frases más interesantes tras la consecución del 9 Conde de Godó. Rafa ha conseguido eliminar de su mente un 2015 lleno de problemas físicos y de dudas sobre el tenis que siempre le condujo al éxito.

Foto: : David Ramos/Getty Images Europe)

Foto: : David Ramos/Getty Images Europe)

Ha conseguido igualar al mítico Guillermo Vilas tras ganar 49 títulos en tierra batida. Rafa ha escrito su nombre en 9 ocasiones en torneos históricos (Roland Garros, Montecarlo y Conde Godó). Prácticamente inexpugnable jugando en arcilla, ha sido capaz de bloquear a todos los jugadores de su generación. Realizando una defensa numantina, haciendo passing extraordinarias para frenar las subidas a la red y consiguiendo winners con su especial derecha. “Volando como una mariposa y zumbando como una abeja”, la frase mítica de Alí, sirve para definir las claves del juego que le permitió a Nadal pulverizar todos los récords de la tierra batida.

Dicen que nos caemos para aprender a levantarnos. Nadal ha sido inteligente aplicando este mensaje de psicología positiva. Su cuerpo espartano tiene múltiples cicatrices de guerra porque su cuerpo ha sido exigido al límite. Incluso al principio de su trayectoria profesional sufrió una grave lesión que le obligó a cambiar su forma de correr. Dosis de trabajo industrial, tolerancia a la frustración y humildad en pista son claves para entender como ha cimentado Rafa su éxito mediante inteligencia emocional. Sin duda, la tierra batida constituye hábital ideal para exprimir esas cualidades propias de un tenista único. Levantándose a pesar de las piedras del camino, agotando las reservas de combustible y usando la inteligencia para minimizar las fortalezas de sus oponentes.

Frente a Nishikori en la última final anuló 7 de 8 bolas de break en el primer set, dato que muestra su fiabilidad extraordinaria en situaciones límite. Vuelve su revés a jugar más profundo a incomodar a sus oponentes. Cuando mermó la autoestima de Nadal, sus bolas eran más cortas quedando a merced de rivales. Rafa ha crecido invirtiéndose nuevamente para usar la derecha que marque diferencias. Hasta observamos síntomas positivos en el servicio, recurso salvavidas del Nadal estelar en tierra siempre al rescate en momentos de urgencia extrema. Cuando parece todo dicho de Rafa, nos devuelve un título más. La leyenda continúa dejando partidos inolvidables, cosechando triunfos mediante la humildad en pista como si fuera la primera vez que salta a la pista.

About The Author

Alejandro Pinedo Solano: @Alejandropine29 El ojo de halcón da otra visión del tenis. Juego a juego, se ganan los partidos y el respeto

Comentarios

comentarios