LA FORTALEZA MENTAL, EL SELLO PERSONAL DE XAVI BUDO

[Segunda entrega] Después de que Xavier Budó, entrenador de Carla Suárez Navarro, contara en la primera entrega a Alejandro Pinedo, periodista español de Match Tenis, que su éxito se basa en el fortalecimiento mental de los jugadores, en esta, la segunda entrega de esta entrevista, habla sobre la gran evolución de la tenista canaria, que ha ingresado recientemente en el top ten. Su trabajo en el ámbito táctico explica en gran medida los avances de esta.

Foto: Tennis Topic

Foto: Tennis Topic

Pregunta. Carla Suárez empieza a trabajar con Xavier Budó al celebrar su mayoría de edad. ¿Qué recuerdas de la adolescente canaria repleta de ilusión?

Respuesta. Con Carla realmente llevo una aventura muy muy bonita, mágica en el mundo del tenis. Me llamó su padre (me acordaré toda la vida) un domingo a las 10 de la mañana diciéndome que su hija le había dado mi número de teléfono y quería venir a entrenar conmigo en nuestra academia.

En este sentido, Carla Suárez tenía 18 años, creo que Carla y su familia lo hicieron muy bien porque cuando una vez acabó sus estudios y la selectividad luego quiso apostar por el tenis. Yo la conocía de haberla vista en los torneos y le dije muy claro a sus padres y a ella en la primera reunión que tuvimos: era una chica con talento para deporte que jugaba bien, pero le faltaba la parte competitiva de formar un carácter, una mentalidad, estilo de vida, hábitos, un equipo multidisciplinar (preparación física, fisioterapeutas, nutricionista), patrón de juego más agresivo y valiente mucho más enfocado al tenis actual. Es decir, Carla tenía talento, tenía una manera de ser muy tranquila y ordenada que ésto siempre le ha ayudado mucho, sobre todo era una persona con mucha paz interior. Lo que había trabajar era formar un carácter competitivo, formar una mentalidad muy competitiva, formar una fuerza interior notable y que entendiera que es mucho más importante competir bien que jugar bien. Ella juega muy bien a tenis, jugaba muy bien con 18 años, pero faltaba todo un trabajo táctico, físico y mental para desarrollar todo este talento y llevarla hacia arriba.

La verdad es que hemos hecho una aventura juntos que llevamos ya 8 o 9 años muy muy bonita y basada en un respeto enorme del uno hacia al otro y basada en la comunicación, diálogo y conversaciones para intentar aspirar a lo máximo año tras año.  Ha habido momentos muy duros como han sido sus lesiones, momentos que le han operado que ha perdido ranking y te sirven para ser mucho más fuerte. Momentos muy bonitos porque ha hecho cosas grandes en Grand Slams, ahora es top ten, ha hecho finales en torneos grandes y tanto los momentos duros como los bonitos han sido muy cercanos. Lo hemos compartido todo, hablándolo y caminando juntos con todo el equipo,  Carla tiene un carácter muy muy tierno y muy agradable para trabajar con ella, Carla.

P. Su extraordinaria habilidad para jugar desde el fondo de pista convierte a Carla en una gran jugadora en tierra batida. ¿Qué han mejorado para ser competitiva en pistas más rápidas?

R. Lo que está claro que cuando Carla vino con nosotros era una persona que ella misma lo decía: era una jugadora totalmente de tierra batida a los 18 años y que entrenaba en tierra batida bastante, que competía en tierra batida bastante. Su nivel en tierra batida era correcto con 18 años, pero su nivel en pista rápida era bajo, los resultados en pista rápida eran muy bajos. Su velocidad de piernas, su patrón de juego no era agresivo, no era rápido, necesitaba tiempo para jugar. Lo que hicimos de entrada es todas las pretemporadas y todos los planes de entrenamiento en Barcelona hacerlo en pistas rápidas, entrenábamos muy poco en tierra y mucho en pista rápida porque al final en cualquier planificación, cualquier proyecto de tenista tienes que mirar a largo plazo y ser valiente.

El circuito WTA el 80% del año se juega en pista rápida tienes que ser valiente y enfocar hacia donde va el futuro del circuito. A partir de ahí, trabajamos un patrón de juego mucho más agresivo, jugar más dentro de la pista, más enfocado a la pista rápida, buscando que la mayoría de los puntos dependieran de nosotros. Trabajamos años y años el trabajo en pista rápida y cambiamos la mentalidad de una chica tranquila que necesitaba mucho tiempo para jugar a tenis, le quitábamos tiempo porque en la pista rápida todo va más rápido y al final el físico, la mente, los golpes, el patrón de juego todo tenía que ser con una velocidad e intensidad mucho más alta. Este era el cambio que hicimos en su juego, físico y carácter, fue progresivo, un trabajo duro, pero ha dado grandes frutos.

P. Una de las imágenes más emotivas de los últimos meses tiene como protagonista a Xavier Budó llorando de felicidad por una victoria importante de Carla Suárez. ¿Qué significan esas lágrimas? ¿Qué ha cambiado en la mente de Carla para ganar a casi todas las jugadoras TOP del circuito?

R. Lmea verdad es que sí. El partido de Roma con Simona Halep que ganó y que se metió en la final, me emocioné y me emocioné bastante. Aquel partido fue ya no por clasificarnos por la final, sino por lo que representó el partido. Es el partido que más me ha gustado de la carrera de Carla a nivel mental y a nivel de aguantar, de saber competir al límite de sus posibilidades durante mucho mucho rato porque Simona Halep en la actualidad es una de las mejores del mundo.

Fue una barbaridad jugando más de 2 horas y 45 minutos jugando al límite las dos, me sentía tan orgulloso de lo que había hecho que exploté al final del partido. Lo que yo vi ese día con Simona Halep es la Carla que quiero ver en los próximos años: una Carla que sepa competir al límite, una Carla que sea capaz en intensidad, agresividad, patrón de juego, competitividad de dar el 100% en cada punto desde el primero al último. Carla todavía tiene lapsus que nos cuestan muy caros al nivel que se está moviendo, que es el primer nivel.

Sobre el tema mental, Carla en los últimos tiempos ha mejorado bastante en esta faceta. Fundamentalmente, han sido claves las conversaciones, yo le llamo entrenamiento de palabras (todos los entrenamientos que hacemos fuera de la pista con ella). Analizamos, conversamos, profundizamos y consensuamos cuáles son sus puntos fuertes de su personalidad, carácter, forma de ser, estilo de vida y cuáles son sus puntos débiles y puntos a mejorar. En esos puntos débiles, el primer paso es que la jugadora acepte su realidad (Carla es muy humilde en esa faceta, consecuente y la acepta) y lo segundo es como trabajar lo que debía mejorar mentalmente.

En el caso de Carla: ser más valiente, creer más en ella, tener más autoestima competitiva y personal, sobre todo tener un carácter más determinante, tener más presencia en la pista… Lo he trabajado con ella a base de conversaciones, a base de potenciarla y a base de transformar o potenciar al máximo su personalidad, manera de ser y carácter. Evidentemente, yo puedo hacer mi trabajo junto a mi equipo, pero la clave y el mérito es de ella que ha sido capaz de asimilar todo esto y ha mejorado su carácter, mentalidad y competitividad.

Mañana espere la última parte de la entrevista..

About The Author

Alejandro Pinedo Solano: @Alejandropine29 El ojo de halcón da otra visión del tenis. Juego a juego, se ganan los partidos y el respeto

Comentarios

comentarios