KERBER, NUEVA REINA DE MELBOURNE

En un enorme partido, Angelique Kerber bajó a Serena Williams por 6-4, 3-6 y 6-4 y se coronó campeona del Abierto de Australia. Primer trofeo de Grand Slam para la alemana, que desde el lunes será N°2 del mundo. Para la estadounidense, otra chance que pasa de largo en la búsqueda del récord de Steffi Graf de los 22 títulos Major en la Era Abierta.

Kerber jugó un partidazo en todos los rubros, con base sólida en su excelente defensa. La alemana obligó siempre a su rival a buscar el tiro ganador, a arriesgar para romper los peloteos de fondo de cancha. Y en esa dinámica, Serena falló demasiado.

El primer set, en efecto, fue un desconcierto de errores de la N°1 del mundo. 23 tuvo Serena en ese tramo (la mitad de los 46 que totalizó), contra apenas tres de Kerber (13 en todo el partido), que cumplió su liberto a la perfección y maximizó cada licencia de la norteamericana.

En el segundo, Serena encontró mayor resguardo al servicio y con un rápido quiebre para 3-1 guió las cosas a un tercer set, instancia en la que estaba 8-0 en finales de Grand Slam.

Pero el último capítulo fue una historia aparte. Porque Kerber siguió teniendo refugio en su juego defensivo, pero también atacó y con mucha inteligencia. Contrapiernas, drops, ángulos cortos. Cabeza para contrarrestar potencia.

Tras quebrar por segunda vez en el set (4-2) en un game espectacularmente dramático (el más largo del partido), Kerber llegó a sacar para campeonato en 5-3. Dos rápidos errores atenuaron esa chance y el quiebre de Serena amenazó con apresurar el fin del camino para la alemana.

Pero, obligada a no fallar con su propio saque en 4-5, Serena volvió a caer presa en el rompecabezas de su rival. Una gran devolución de Kerber para 40-40 encaminó la definición. Enseguida, un largo peloteo controlado por la alemana encontró desacomodada a la N°1 ante el primer cambio de ritmo.

Y ante el primer match point, la estadounidense no quiso saber nada con otra rutina desde el fondo: sacó abierto y fue a buscar el winner a la red, pero esa segunda pelota se fue larga y ya no hubo vuelta atrás.

Hazaña completa para Kerber, entonces, que en primera ronda había llegado a estar match point abajo con Misaki Doi, a tono con lo vivido por Na Li dos años atrás (en aquel caso, en tercera rueda, ante Lucie Safarova). En ambas situaciones, la historia terminó con título. Para Serena, nuevo paso en falso tras lo vivido en el último US Open, donde Roberta Vinci le cortó el camino en semifinales.

Redacción ESPN Deportes

Comentarios

comentarios