KERBER HACE RESPETAR LA CASA

Una alemana está de vuelta. Este domingo, Angelique Kerber, ganó el título más significativo de su carrera en el WTA Premier de Stuttgart. En casa y con un recinto lleno, remontó una desventaja de 3-5 en el set final, para terminar levantando la quinta corona de su carrera, después de vencer 3-6, 6-1, 7-5 a Caroline Wozniacki, que otra vez fue finalista sobre esta arcilla.

Foto: WTA de Stuttgart

Las dos mejores jugadoras de la semana, llegaron a la final. La local, en segunda ronda había derribado a la siembra número uno, María Sharapova. Mientras, la danesa, en semifinales, derrotó a Simona Halep, segunda favorita. Con estos pegarminos, Kerber y Wozniacki, grandes amigas fuera de la cancha, salieron a cumplir con el último encuentro de la edición 2015 del Porche Tennis Gran Prix.

La lógica se impuso en los primeros minutos del encuentro. Caroline Wozniacki, bien afirmada sobre la cancha, necesitó de apenas cuatro games, para tomar  el servicio de su rival. Sin complicaciones, sostuvo esa ventaja durante todo el set. Las diferencias no fueron muchas, pero el quiebre, le fue suficiente a la número cinco del mundo, para ponerle sello al parcial

Sin renunciar al partido a pesar de verse abajo en la pizarra, Kerber salió a destrozar el estable juego de su amiga. Tan solo necesitó 25 minutos, para que el segundo set quedara en sus manos. Dos quiebres, le fueron necesarios, para encender al público, que después de cuatro años, quería ver nuevamente a una local, sentada en el Porsche, que gana la campeona.

Con la pizarra igualada, el último set fue una mezcla de revoluciones y tensión. La primera en golpear siempre  fue la ex número uno del mundo. Luego de dos  quiebres consecutivos en el inicio del parcial,  una ruptura más, en el octavo game, parecía que el título iba a quedar en manos foráneas. Wozniacki llegó a sacar 5-3, pero el pulso le tembló y Kerber tomó ese aire necesario para voltear el marcador. Después de estar a dos puntos de la derrota (4-5 30-30), la oriunda de Bremen, se prendió y con tiros paralelos, empezó a desequilibrar la estabilidad de su rival. Otro quiebre llegó, pero esta vez de su lado y luego, tan solo necesitó sostener su servicio, para ganar el partido más importante de su carrera.

El triunfo coloca a Kerber como la tercera alemana en levantar este trofeo. Tras Anke Huber (1991, 1994) y Julia Goerges (2011). Además le da el quinto cetro de su palmarés: París, Linz y Copenhague 2012, y Charleston 2015. Por su parte Wozniacki, quedó a  puertas de su segundo título del año y su sequía de torneos Premier (Moscú 2012) y sobre arcilla (Brusellas 2011) continúa.

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios