IDILIO EN NUEVA YORK

Mariana Duque Mariño y Nueva York tienen una conexión especial. Allí debutó y ganó su primer partido en un Grand Slam, y hoy justamente, alcanzó una instancia desconocida en este tipo de eventos. La colombiana se clasificó a la tercera ronda del Us Open tras vencer a Oceane Dodin con parciales de 6-1, 5-7, 6-2 y buscará un cupo en la segunda semana de este ‘grande’ del tenis ante la italiana Roberta Vinci.

duque

En 2008 Mariana Duque llegaba con 19 años a la clasificación del Abierto de los Estados Unidos sin nada que perder con mucho por ganar. Tras pasar esa fase previa logró acceder a su primer cuadro principal y allí sumó su primera alegría en estos eventos al vencer a Tamarine Tanasugarn, jugadora que por ese entonces estaba en el puesto número 38 del mundo. Luego su camino se iba a ver truncado por una joven ascendente que años más tarde llegaría a ser la número 2 del mundo, Agnieszka Radwanska.

Pasaron siete años para que la colombiana volviera a celebrar en la ‘ciudad que nunca duerme’( en 2013 disputó el evento perdiendo en su debut). Esta no hubo rival que la detuviera y de esta manera instauró su nombre por primera vez en la tercera ronda de un Gand Slam. anteriormente había caído en cinco ocasiones en la ronda de 64 ( Roland Garros 2009 y 2013; Wimbledon 2013 y 2015; y Us Open 2008).

Para acceder a la tercera ronda Mariana Duque Mariño debió convivir con una constante de su juego: la irregularidad. Esa que no la ha dejado subir más allá del escalón 89 de la WTA a pesar de su talento. Durante la primera manga: suelta, sin complejos y con golpes punzantes hizo trizas a su rival de apenas 18 años. La experiencia de la bogotana cumplió su tarea y en apenas 21 minutos puso a su favor la pizarra con números notables: 85% de puntos ganados con su primer servicio, ocho tiros ganadores, dos rupturas a su favor y sin ceder opción de quiebre a su rival.

Tras el contundente 6-1, Duque salió a finiquitar el encuentro. Un 2-0, y luego un 3-1 a su favor le mostraban luz al final del túnel. Sin embargo, en cuanto más cerca se está de la victoria más tensión existe y esto lo padeció el cuerpo de la tenista de 26 años. Su movilidad se redujo notablemente y los errores no forzados empezaron a aparecer (pasó 6 a 10). Por el contrario, la francesa, quien hacía su estreno en esta instancia, mejoró su rendimiento y pasó de lograr dos tiros ganadores en el set inicial a doce en una manga que la vio resurgir de las cenizas e igualar el marcador después de una hora y veinte minutos de juego.

La tensión se apoderaba de la cancha número 13 de Flushng Meadowsn. Dos jugadoras luchaban por una oportunidad única: avanzar por primera vez a la ronda de 32 en uno de los cuatro eventos más importantes de este deporte. Entonces Duque, de más experiencia (había perdido cinco veces en segunda ronda de un Grand Slam) recordó porque llegó a ser considerada en el 2007 (finalista de Roland Garros Junior) como una de las  grandes jugadoras del mañana. Quebró de entrada y luego confirmó que tenía sed de historia con otra ruptura en la mitad del set que le daría vía libre a una de las victorias más importantes de su carrera.

Mariana se convirtió en la primera colombiana en la tercera ronda de un Grand Slam desde Fabiola Zuluaga (Us Open 2004) y continuará su idilio por Nueva York el próximo viernes cuando busque seguir dejando huella en la historia del tenis nacional. Para eso deberá  derrotar a Roberta Vinci, una italiana que le ganó el único encuentro que tienen entre sí. Colombia puede celebrar, pues tener a una compatriota en tercera ronda de un ‘Major’ no pasa todos los días.

About The Author

ANDRÉS VARGAS PERAZA: @andresvarperaza. Periodista especializado en tenis. Exjugador de tenis con puntuación ITF. Miro el deporte desde una perspectiva diferente. Estuve en el lugar del deportista, ahora del periodista. Director y editor del portal www.matchtenis.com.

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios