HISTORIAS US OPEN: DÍA 7, JORNADA FEMENINA

En un día donde la lluvia quiso pasar de antagonista, cuatro jugadoras ya tienen tiquete directo a los cuartos de final del último grande del año: Wozniacki, Peng, Errani y Bencic miran con ansias el título y están solamente a tres pasos de lograr el sueño. Esto fue lo que pasó en el Día 7 del US Open, historias contadas de otro modo, al estilo de MATCH TENIS.

Foto: Corey Silvia/usopen.org

Wozniacki, con ganas de US Open.

Caroline Wozniacki de un lado, María Sharapova del otro. Un partido que prometía ser intenso desde la previa y vaya que resultó serlo. Dos de las tenistas más bellas del circuito decían presente en una tarde dominada por el inclemente calor y que auguraban darlo todo en búsqueda del boleto a los cuartos de final. Un atractivo por donde se le mirara. Y el inicio fue una batalla donde predominaban los potentes tiros de bando y bando; un quiebre para cada una en el primer set demostraba que ambas querían dar el puntapié para llegar a la anhelada victoria, pero fue la danesa quien sacó ventaja y se llevó la manga: un botín preciado en un juego igualado. Sharapova no bajó los brazos y arremetió en el segundo, sus gritos eran más ensordecedores al impactar la pelota: todo fue para la rusa que sobrepasó en potencia y estabilidad a su rival.

La humedad y el calor vieron vencer a Wozniacki, que en el final supo mermar y forzar a su contrincante. La velocidad de María no era un problema y su impecable defensa fue arma letal para desacomodarla. Una alegría que llega para Caroline que tiene ganas de US Open; quiere su Grand Slam, ese mismo que tanto buscó mientras fue número 1 del mundo y le fue imposible. Ese mismo que hoy la puede encumbrar a la gloria. “Esto significa mucho para mí”, cerró la danesa.

Peng y un torneo de ensueño. 

Un Abierto de los Estados Unidos para enmarcar, así podría titularse lo hecho hasta ahora por la china Shuai Peng en el presente torneo. Dejar afuera a la 5 del mundo, Agnieska Radwanska, y hoy eliminar a la sembrada 15, Lucie Safarova, significa una ganancia enorme para la jugadora de 28 años. Inspiración y un tenis agresivo son los causantes del buen momento de la tenista asiática, que hasta el momento puede darse el lujo de no haber cedido sets. En una temporada con sobresaltos -donde llegó a la final de Shenzhen-, parece que ha encontrado el mejor feeling con su tenis en Flushing Meadows y, como regalo, le ha dado su primer cuartos de final en un Grand Slam, aunque habrá que ver cuánto más es capaz de dar y qué tanto le pueden pesar las instancias decisivas. A falta de Li hay Peng.

El futuro es Bencic.

17 años, 1 metro 75 centímetros de estatura, nacida en Flawil (Suiza) y discípula de Martina Hingis. Esa es la carta de presentación de quien es la figura del mañana, la estrella del tenis femenino. Dando pasos de gigante ante su precocidad, en la jornada irrumpió nuevamente en los ecos del mundo del deporte blanco y se instaló en los cuartos de final dejando en el camino a la exnúmero 1 del mundo Jelena Jankovic. Sin tapujos dejó claro en la cancha sus ganas de ser más que una promesa y desvistió a la serbia jugando al buen tenis, un tenis limpio y pulcro. Es sólo ver cómo le corre su golpe de derecha de una manera fluida, acompañado de una gran potencia a pesar de no mostrar un exuberante físico. Ella danza en la pista, da muestras de un nivel que sólo pocas saben exhibir. Quien lleva más de 10 años siendo entrenada por la madre de Hingis hoy se da el gusto de pisar por primera vez los cuartos de un Grand Slam; Estados Unidos le está siendo más que provechoso y le está mostrando el camino al paraíso. Hay futuro.

Errani no erra en Nueva York.

Peleadora, luchadora, encaradora: así es la “pequeña de Bolonia” que hoy firmó su paso a la quinta ronda del US Open por segunda vez en su carrera dejando de lado a la treintañera Mirjana Lucic-Baroni en tres parciales. El tenis que emana la italiana puede no ser del agrado de muchos fanáticos a este deporte, pero hoy le sirvió para apagar a la croata que buscó emplear la potencia como arma para desequilibrar a la que fuera 5 del mundo. Sara puede quedarse todo el día peloteando en la cancha, puede correr de lado a lado sin parar, puede ir siempre en busca del error del rival, esos aspectos la han hecho triunfar y hoy le ayudaron para deshacer el sueño de Mirjana. “Yo trato de ser consistente en correr y estar en cada punto (…) Las otras jugadoras tienen mejores golpes que yo, pero yo intento estar en los partidos de esa forma”, esa es Sara Errani.

  

About The Author

Fabián Valeth Orozco @Harryelpote: Redactor de TenisBreak. Director y productor de radio y televisión, locutor y redactor. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario