HISTORIAS DE LA SEMANA: LO QUE DEJÓ CALIFORNIA

Semana y media duró la travesía por el Valle de Coachella, en Estados Unidos, donde se vivió el primer Masters 1000 y WTA Premier Mandatory del año y las historias que quedaron para contar han sido muchas. Además, curiosidades de algunos de los Challengers paralelos y voces fuera del circuito.

djokovic indian

Foto: BNP Paribas Open

Djokovic ante lo “imposible”, el póker y en la cima de Indian Wells. Desde el 2006, un jugador nunca había sido capaz de poder ganar por dos años seguidos el título del primer Masters 1000 del año. Sin embargo, llegó Novak Djokovic y acabó con la “maldición” al vencer el pasado domingo a Roger Federer, en lo que fue la reedición de la final del 2014. Así, el serbio cuanta con cuatro trofeos en este evento (2008, 2011, 2014, 2015) y ya es el más ganador precisamente al lado del suizo.

El trío que domina en California. Al jugar la final de Indian Wells Novak Djokovic y Roger Federer, el torneo se aseguró mantener una dictadura comandada por el balcánico, el helvético y, además, Rafael Nadal. 11 de las últimas 12 ediciones quedaron en sus manos, la única excepción sigue siendo la de Ivan Ljubicic en 2010, cuando derrotó en la final a Andy Roddick.

En Indian Wells no vale repetir. El torneo de las mujeres sigue siendo un evento casi imposibilitado para que una tenista lo gane por año seguido o, por lo menos, alcance la suma de tres éxitos. Primero, desde el 2007 el campeonato cuenta con una campeona diferente (Hantuchova, Ivanovic, Zvonareva, Jankovic, Wozniacki, Azarenka, Sharapova, Pennetta y Halep) y desde 1991 una jugadora no puede ganar dos veces al hilo (Martina Navratilova 1990-1991). Segundo, siguen siendo ocho las más veces campeonas en este evento con dos coronas (Navratilova, Fernández, Graf, Davenport, Serena, Clijsters, Hantuchova y Sharapova).

Su trofeo más importante. Simona Halep conquistó en California su 11º trofeo en carrera pero, de todos ellos, este es el más relevante. Hasta el fin de semana pasado, la tenista de Rumanía contaba con 5 International, 2 Premier, 2 Premier 5 y uno del Torneo de Campeonas hasta que en Indian Wells consiguió el primero de Premier Mandatory, el más importante de todos los anteriores. A la tres del mundo solo le faltaría tener la Copa de Maestras y un Grand Slam, y en ambos estuvo a un paso de alcanzarlo el pasado año.

Jelena y una buena semana… pero con un sequía que continúa. La exnúmero uno del mundo, Jelena Jankovic, vivió un gran torneo en Indian Wells a pesar de que quedó ad portas del título. Estuvo por primera vez en siete meses en cuartos de un torneo, por primera vez en 10 meses en una semifinal y luego de 18 eventos en una final. Sin embargo, continúa con una escasez se título: el último fue en febrero de 2013 en Bogotá.

La ‘venganza’ de Belinda Bencic. Hace siete meses, la suiza Belinda Bencic vivió una de las peores derrotas en su corta carrera: un doble 6-0 ante Caroline Wozniacki en Estambul. En Indian Wells, llegaría la revancha de la joven helvética quien terminó venciendo a la exnúmero uno del mundo por un doble 6-4. “Allí (en Estambul) le tuve demasiado respeto, salí con miedo y nerviosa. Ahora, luego de que gané el primer game sentí un gran alivio, además, tenía claro mi plan de juego y sabía qué hacer”. El triunfo llegó por partida doble y también significó su primer éxito ante una top 5.

La primera alegría de Gulbis. El 2015 parecía ser algo ‘maldito’ para el tenista de Letonia, Ernests Gulbis. El jugador, que el pasado año llegó a ser 10 del mundo, registraba un contundente 0-5 en la presente temporada; lo que significaba no conocer el triunfo. En Indian Wells puso la primera raya al vencer al español Daniel Gimeno-Traver en la ronda inicial, pero luego fue desestabilizado por Adrian Mannarino.

La curiosidad de Lisicki. Pisar el torneo californiano significaba casi un dolor de cabeza para la alemana Sabine Lisicki. ¿La razón? En sus seis anteriores presentaciones nunca había podido pasar de la primera ronda o, por el contrario, no había cruzado la clasificación. Este curso pasó todo lo contrario y, además de obtener su primer triunfo, se dio el lujo de pisar las semifinales, en donde terminó cayendo ante Jelena Jankovic.

Foto: BNP Paribas Open

Foto: BNP Paribas Open

Un mera coincidencia. Todos conocen las razones por las cuales Serena Williams dejó de asistir al torneo de Indian Wells por 14 años. Este año, la estadounidense volvió como acto de reconciliación y fue avanzando ronda tras ronda hasta llegar a semifinales. Allí, una coincidencia pura: mientras se jugaba el primer partido del viernes, la uno del mundo confirmaba que no disputaría su duelo de semis ante Simona Halep por una lesión, situación similar a la del 2001 -cuando inició todo- pero con Venus Williams, su hermana, como la protagonista en aquella ocasión. Por suerte esta vez no hubo recriminación del público. Lección aprendida.

El canadiense del que todos hablan. El norteamericano Felix Auger Aliassime impuso una marca en el Challenger de Drummondville: fue el primer tenista del año 2000 en poder pasar la clasificación de un torneo de esta categoría, lo que lo convierte además en el primer jugador de este generación en contar con puntos ATP. A pesar de eso, Felix no pudo jugar en el cuadro principal por una molestia física.

Un Challenger con imagen de 250. El Challenger de Irving, en Estados Unidos, se dio el gusto de tener un cartel que bien puede ser comparado con un ATP 250. Contó con ocho jugadores entre los mejores 68 del mundo, destacando a Jeremy Chardy, Gilles Muller, Jerzy Janowicz y Marcos Baghdatis. Muchos de ellos se inscribieron en el campeonato luego de su salida temprana en Indian Wells y teniendo en cuenta la cercanía respecto a los otros Challengers de la semana: Kazan (Rusia), Shenzhen (China) y Drummondville (Canadá).

Murray y el matrimonio. En California, la BBC de Londres aprovechó para charlar con el mejor británico del momento y de paso, conocer algunos detalles de la boda que el tenista tendrá ante su prometida Kim Sears. “Solo sé que es dentro de tres semanas. Los tenistas somos muy malos con las fechas”, expresó el tenista en medio de sonrisas. Además, dejó claro que no tiene nervios ante el paso que va a dar, teniendo en cuanta que ya lleva una vida con su novia de hace 10 años. “No me genera nervios el hecho de casarme, porque hemos estado en pareja casi diez años y llevamos más de seis viviendo juntos. No creo que vaya a cambiar demasiado. En algún punto, siento que ya estamos casados. Calculo que los nervios me van a llegar el día en que decidamos empezar una familia, porque eso sí es algo que te cambia la vida. En un buen sentido”, sintetizó.

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios