HEWITT LANZA UN ZARPAZO: “YA NO ME IMPORTA EL RANKING”

A pocas horas de que parta el torneo de Brisbane, los finalistas del pasado año, Lleyton Hewitt y Roger Federer, ponen sus objetivos para el inicio de año y, claramente, ganar el evento australiano es uno de ellos.

Foto: Aaron Sprecher

Foto: Aaron Sprecher

Con 33 años sobre los hombros y 16 de ellos inmerso en el tenis, Lleyon Hewitt va teniendo otras prioridades. Sin jugar desde la serie de play-off de Copa Davis entre Australia y Uzbekistán, es decir, desde septiembre del año pasado, el australiano ya mira el tenis desde otra perspectiva; siendo muy diferente a la que acogió en sus años de gloria. “A esta altura ya no me importa el ranking. No es algo que me desconcierte”.

Para Lleyton, ganador de 30 torneos en carrera, el hecho de ganar un título y al año siguiente tener que defender los puntos es una situación que no lo perturba. Sin embargo, siente que ha trabajado duro las últimas semanas para llegar en buenas condiciones al torneo de su país. “Los últimos meses me entrené cuan duro como pude para estar en la mejor forma física posible. Ahora no hay mucho más que inventar. El trabajo está hecho. Queda llevarlo a la cancha”.

El tenista de Adelaida ganó dos títulos el pasado año. Precisamente uno de ellos fue el de Brisbane, venciendo en la final a Roger Federer, y el de Newport, siendo verdugo del gigante Ivo Karlovic. Pero sin dudas, sus mayores logros los dirige hacia el Abierto de los Estados Unidos y Wimbledon, Grand Slam que ganó hace más de 12 años. Esos torneos son a los que más le apunta el veterano Hewitt. “Sigo jugando por los Grand Slams y la Copa Davis. Mi idea es que este no sea mi último Abierto de Australia. Vienen diciendo lo mismo los últimos seis o siete años, pero la verdad es que sigo trabajando muy duro y todavía lo disfruto”.

Otro de los que estará presente en el torneo de Brisbane es Roger Federer. El suizo, también de 33 años, ha reducido poco a poco sus metas con el paso de los años pero eso no ha sido un impedimento para que siga llenando su libro de trofeos y récords. A pocos días del inicio del Abierto de Australia, el helvético no pone el evento de Queensland como puesta a punto para el primer grande. “Juego Brisbane para ganarlo, no para prepararme para Melbourne”. Además, haciendo alusión a que es un jugador que “nunca ha sentido que necesita tiempo para coger ritmo”.

Federer ya había puesto sus metas para el 2015 hace días y hacían referencia a buscar el número uno del mundo y, de ser un aspecto imposible de alcanzar, se centraría en dos Grand Slam. Sin embargo, la ambición por ganar Brisbane sigue latente. “Me encantaría ganar este evento. Estuve cerca el año pasado, después de haber tenido una gran semana. Siempre me gusta levantar trofeos en sitios donde nunca he podido hacerlo antes. Estoy increíblemente motivado y ansioso para esta semana. Es un gran torneo, con muchos jugadores que prometen

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios