EL REPECHAJE ESTÁ A UN PASO

Santiago Giraldo se impuso sin brillar ante Martín Cuevas por 7-6, 3-6, 6-3, 6-3 en el segundo duelo del día y dejó a Colombia en inmejorables condiciones pensando en avanzar al play-off de septiembre, después de la gran victoria de Alejandro González en el primer partido. El sábado, Colombia puede asegurar el cupo.

Foto: prensa del torneo

Foto: prensa del torneo

La tensión pasó luego del emotivo encuentro entre Alejandro González y Pablo Cuevas en el turno inicial. Los capitaneados por Mauricio Hadad vieron cómo entraba en el bolsillo un punto que tal vez no estaba entre las cuentas, teniendo en cuenta el gran momento que vive el de Concordia en el circuito masculino. Fue un respiro para una serie complicada desde todo punto de vista; la misión, a continuación, era para Santiago Giraldo, el principal jugador del país en la actualidad, ante el hermano de Pablo, Martín, 420 del mundo.

La magia de la Copa Davis se respiró en el Carrasco Lawn Tennis Club. Esta competencia que no tiene sinónimo en el calendario y que da la posibilidad de que los pequeños se agiganten y, muchas veces, los grandes vean cómo caen ante el dominio y la intensidad. El colombiano inició con jerarquía, imprimiendo en cancha el bagaje de su carrera y dejó casi atónito a un Martín que no se encontraba. Pelotas enganchadas, rallies que terminaban varios metros afuera y las piernas que no entraban en ritmo ante un duelo vital para los locales. Giraldo estuvo 4-0 (doble quiebre) y en un respiro su rival se encimó, empezó a conectar la pelota en el centro, el revés a una mano -la especialidad de la casa- era propicio para abrir ángulos y el servicio generó más de un punto gratis. Cuevas era un tren y en la vía llegó a tener set point con el servicio del pereirano en el 6-5, momento donde el 32 del mundo se recuperó con autoridad. En el tiebreak, Giraldo redimió la memoria y jugó los puntos escarbando el desgaste del contrario; apelando a la poca paciencia del uruguayo, que en cualquier momento es capaz de mandar una bola por el cielo charrúa.

Fue un primer set a modo de ruleta rusa. Lo pelotita en la máquina no sabía en qué lado detenerse. El ranking no vale en una confrontación donde luchar por el país se impone ante cualquier adversidad. “Quiero ser de ayuda para el equipo”, exteriorizaba el uruguayo en la previa, tratando de ser de verdadera utilidad en una serie donde Colombia cuenta con jugadores de mayor nivel y experiencia. Martín luchó en medio de la responsabilidad y nuevamente volvió de abajo, del hueco, para imponerse ante un colombiano extenuado y con pocas respuestas. Tras un 0-3 abajo, el local ganó seis games consecutivos para igualar la pizarra. Giraldo jugó corto, se vio superado en velocidad, sus saques no provocaban peligro, la devolución no tenía buen destino.

El menor de los Cuevas continuó en la misma senda. En su rostro se veía la imagen de un gladiador que tenía hambre de gloria, de alcanzar lo que pocos pensaban. Tres games ganados en el tercer acto lo ponían en las condiciones más impecables para pensar en la victoria. Mientras, el colombiano seguía sin encontrarse a sí mismo, los impactos no causaban ni un poco de amenaza en el contrario. Pero sucede que la energía se agota, el cuerpo se cansa ante el calor y los minutos y, muchas veces, los músculos llevan la peor parte. Luego de entregar la ventaja, Martín se resintió ante un calambre que hizo que se retorciera en la arcilla; en el peor momento el físico le jugó en contra y Giraldo aprovechó como regalo en Navidad. Ahora quien se llevó seis games consecutivos fue el de la visita para irse adelante en el tanteador.

A pesar de ir adelante, el 32 del mundo no ejercía superioridad. El uruguayo, incluso, fue quien logró la primera rotura de la manga con intensiones de estirar la odisea, pero los brazos le decían basta y el nivel de Martín bajaba como agua en el Niágara. Santiago apeló a su experiencia, a poner la pelota en juego y acabar con el oxígeno del contrario. El cometido llegó y el pupilo de Felipe Berón sacó el partido con desgaste, algo impensado desde el inicio.

El triunfo fue el objetivo y Santiago Giraldo lo consiguió. Su rostro al finalizar el encuentro con un ace demostró que el partido fue mucho más complicado que lo que dictaron los pergaminos. Pero qué mejor que subsanar los errores teniendo la victoria como base. Los de Mauricio Hadad están 2-0 y el dobles puede acortar la eliminatoria que tiene como fin el domingo. Juan Sebastián Cabal y Robert Farah tienen el boleto al repechaje en sus manos.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @FabianV_: Redactor en jefe de Match Tenis. Director y productor de medios de comunicación. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios