GIRALDO OLVIDÓ SUS MIEDOS

Santiago Giraldo

Foto: Brasil Open De Tenis

Un grito que va más allá de una simple victoria. Significa descargar la frustración de un año en que las tristezas han aparecido más que las alegrías. Significa poco a poco volverse a encontrar con ese juego agresivo que lo llevó en 2014 a ser el número 28 del mundo. Y lo más importante: el pase a su octava semifinal en el circuito ATP World Tour. Por ahí dicen que hoy gana, mañana juega bien; frase que cae como anillo al dedo para la raqueta número uno del país.

El triunfo cayó del lado de Santiago Giraldo (7-6, 7-5) a pesar de no mostrar su mejor versión, todo porque tuvo uno que otro pico más alto que su rival, Fabio Fognini. En un partido que se extendió durante hora y cuarenta y cinco minutos, el colombiano dio de baja a un italiano que hace rato no viene bien. Su cabeza y su  juego parecen ir por caminos diferentes y, después de estar rozando el top 10, está por salir de un rango en el que se encuentran los mejores 30 jugadores del mundo.

El problema del italiano no viene al caso. Lo realmente importante fue la actitud de Giraldo, quien estuvo, se fue, pero REGRESÓ en el momento justo. Ese temor que a ratos muestra en el campo de juego no apareció durante toda la primera manga. Fue incisivo, penetrante y estuvo afilado cada vez que golpeó la bola. En definitiva ese parcial quedó en sus manos gracias a eso, a que creyó en él sin importar quien estuviera en frente.

Los fantasmas del número 33 del mundo aparecieron a medida que se acercaba a la luz al final del túnel. Discusiones con el umpire, intentos de tirar la raqueta, gestos de desesperación y planazos desde el fondo de la cancha -algunos entraban, otros se iban por mucho- que estaban más llenos de irá que de pasión y táctica, fueron ecos que trajeron al día de hoy un pasado nuboso.

Sin embargo, Giraldo ya no tiene 20 años y lo demostró ganando cinco juegos consecutivos en el segundo set. En lugar de tirar todo por la borda, de dar el parcial por perdido (estaba 2-5), el pereirano luchó, perseveró, nunca bajó los brazos y con ese coraje que esta noche denotó más que nunca, ahuyentó esos miedos que tanto lo han estancado camino a sus metas.

Brazos arriba y a semifinales del ATP 250 de Sao Paulo, evento que antes de esta temporada no le había dado siquiera una pequeña alegría. ¿Y ahora? Pablo Cuevas, un jugador al que parece no tenerle la medida, pues ha perdido los tres enfrentamientos recientes y su última victoria ante él se remonta a 2006. Giraldo olvidó sus miedos y ante el uruguayo tendrá una prueba más para demostrarse así mismo que la historia, esa que le produce una sed insaciable, la tiene a tiro de mano.

About The Author

ANDRÉS VARGAS PERAZA: Periodista especializado en tenis. Ex jugador de tenis con puntuación ITF. Miro el deporte desde una perspectiva diferente. Estuve en el lugar del deportista, ahora del periodista. Director y editor de portal www.matchtenis.com.

Comentarios

comentarios