FRANCESCA SCHIAVONE, CAMPEONA DEL WTA DE BOGOTÁ

FRANCESCA SCHIAVONE, CAMPEONA DEL WTA DE BOGOTÁ

La italiana Francesca Schiavone, campeona en 2010 de Roland Garros y finalista en 2011 de dicho certamen, venció este sábado en la final a la 65 del mundo, la española Lara Arruabarrena, y se coronó campeona del Claro Colsanitas WTA, certamen que reparte una bolsa de premios de 250 mil dólares y se cumplió en el Club Los Lagartos de la ciudad de Bogotá, Colombia.

La italiana, que esta semana se encuentra en la casilla 168 del mundo, se quedó con el título del certamen profesional al imponerse por 6-4 y 7-5 sobre Arruabarrena, campeona de este torneo en 2012, en un partido de 1 hora y 39 minutos de duración que presenciaron cerca de 2.500 espectadores que se reunieron en el Estadio Central del Club Los Lagartos.

La jugadora de Milán, que el año pasado había alcanzado su título más reciente al coronarse campeona del WTA de Río de Janeiro, logró remontar un 3-5 en contra en el segundo set e imponerse en solo dos mangas para demostrar la calidad que conserva a sus 36 años de edad.

De esta manera, Schiavone completó ocho títulos y 11 finales en du hoja de vida deportiva y logrará ascender desde el lugar 168 del mundo aproximadamente a la casilla 106 del mundo, muy cerca de ganar con ello su ingreso directo a torneos de Grand Slam.

La italiana se había inscrito al torneo y debía jugar el cuadro clasificatorio, pero, sin que se lo solicitara, el director del Claro Colsanitas WTA le entregó una carta de invitación (wild card) para que estuviera presente en el cuadro principal.

“No es fácil jugar en Bogotá pero jugué un gran tenis. Nunca pensé en ganar este torneo, pero fui paso a paso y lo conseguí. Para mi este triunfo es muy especial porque es mi último año como profesional”, señaló la italiana.

Lara Arruabarrena se quedó con los 180 puntos que da el certamen a la finalista, pero aprovechó la ceremonia de cierre para expresar su admiración por Schiavone, destacarla como ejemplo por su disciplina y elogiar su calidad humana: “Ojalá yo, cuando llegue a los 36 años, tenga la calidad tenística y humana que tú tienes”, señaló la española.

“Tengo mucho sentimiento por haber perdido la final –añadió Lara- pero me voy feliz por la semana que tuve que me llevará a ocupar mi mejor ranking. Quiero dar gracias a todos y a este público que me hizo sentir como en casa”.

Redacción Match Tenis

Comentarios

comentarios