FINAL ANTICIPADA

Las predicciones no fallaron y Shanghái será testigo de un duelo imperdible: Novak Djokovic y Roger Federer se hicieron con el triunfo en los cuartos de final y estarán enfrentándose por el paso al partido decisivo. El primero dejó sin respuestas a David Ferrer (6-4, 6-2); el segundo, relució su perfección para sacar a Julien Benneteau (7-6, 6-0).

Djokovic-Federer

Adjetivos quedan pocos para catalogar a Novak Djokovic en sus momentos de inspiración en la pista. Shanghái fue la arena ideal para que el balcánico diera cátedra exquisita por decimotercera vez ante David Ferrer y dejara a flor de piel sus intenciones de obtener el cetro de campeón por tercera temporada consecutiva. Con la tarea terminada, ‘Nole’ irá a la caza de Roger Federer, reeditando una vez más un encuentro que es gustoso al mundo del tenis y que promete sacar chispas de manera incesante.

La intención de Djokovic para rivalizar ante el eterno suizo puede basarse en lo ejecutado hoy en cancha central ante el español Ferrer y que le permitió danzar y levitar, como si el tenis fuera una simpleza y un acto que lleva en la sangre desde el momento de nacer. La firmeza de su derecha será el baluarte del serbio, que ante el de Javea se vio en su máximo esplendor y brillo, capaz de dejar inconsciente a cualquier rival que pretenda retarla. Desde el servicio, Djokovic se hizo impenetrable, dando muestras de allí inicia el temor de quien está del otro lado de la red. Ferrer intentó pelear contra lo aparentemente imposible pero sin lugar a dudas es humano, un terrícola que veía extrañado al número 1 salido de otra galaxia. Y es que guerrear muchas veces asegura el éxito en el tenis, pero cuando estás ante los top de este deporte hay que recurrir a otro antídoto. Con las manos vacía salió ‘Ferru’ que se vio superado nuevamente por el de Belgrado, por vez número 13 y la séptima consecutiva desde Australian Open 2012.

Para el jefe del ranking mundial, la búsqueda de su tercer título consecutivo no termina aún y por el contrario, deberá rivalizar contra Roger Federer en una final adelantada para el sábado. Esta será la verdadera prueba de fuego para uno y otro, y quien obtenga la victoria de seguro tendrá ventaja en una final ante Feliciano López o Gilles Simon. Para el suizo, sus arduas jornadas de trabajo se han ido reduciendo después de sufrir al máximo ante Leonardo Mayer, y ha ido aumentado su nivel de juego considerablemente demostrando superioridad ante Roberto Bautista-Agut y en la presente jornada ante Julien Benneteau. Ante el francés no todo fue sencillo, aunque el 7-6, 6-0 de la pizarra genere sensación de total superioridad; el suizo se vio incapaz de penetrar a su rival en el parcial inicial y en el desempate logró quebrar al dueño de antirécord de 10 finales perdidas. Ese desempate fue el calmante para Federer y el punto de inflexión necesario para que en el segundo no hubiera disputa alguna, generando un vacío mental en Benneteau que entregó sus opciones de querer derribar a ‘Su Majestad’.

Con un ‘rosco’ en el bolsillo, el suizo se presentará mañana en una contienda de pronóstico reservado y del que tendremos la fortuna de poder disfrutar las delicias de sus golpes y esa precisión, velocidad y ritmo con el que juegan. La versión 36 del clásico serbio-helvético tendrá un condimento especial y singular y que dictaminará al aspirante al título en Shanghái. 18 victorias de Federer contra 17 de Djokovic; 2 triunfos de Roger contra 2 de Novak en 2014, la paridad en el historial de seguro se traducirá el sábado en el terreno de juego y nos deleitará con un partido exquisito y que perdérselo es una opción que nunca hay que considerar.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @Harryelpote: Redactor en jefe de Match Tenis. Creador de TenisBreak. Director y productor de medios de comunicación. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario