FERRER SE MANTIENE, A PESAR DE SU DERROTA ANTE DJOKOVIC

Una veintena de ocasiones han compartido cancha Novak Djokovic y David Ferrer, y en catorce de esas veces ‘Nole’ se ha llevado la gloria. Y es que para el español no es una tarea fácil vencer al número uno del mundo, pese a que la cantidad de victorias de todas sus carreras es casi la misma: el serbio ha ganado 635 veces y él, 631.

Foto: Costantini

Foto: Costantini

El año pasado, se enfrentaron en dos oportunidades, la primera en el Masters 1000 de Shangái y la segunda, en el torneo de la misma categoría con sede en ‘la Ciudad Eterna’, esa donde hoy se volvieron a ver. En el 2014, los parciales fueron tres, y el serbio se llevó la admiración del coliseo; hoy el desenlace fue el mismo, con una diferencia de marcador: dos sets bastante ordinarios y sin sorpresas, de 6-4 cada uno.

La lectura del partido indica que ‘Nole’ tuvo una notable superioridad frente a Ferrer. Bastó ver su concreción de servicio, pues consiguió 4 aces, en comparación con 1 del alicantino; asimismo, los puntos de quiebre salvados fueron dicientes: el serbio salvó 3 de 3, mientras que el español 3 de los 5 que tuvo. El número uno del mundo le demostró al ibérico en una hora y treinta y cinco minutos de juego que la gloria y el coliseo que tanto anhela por ahora tienen su gladiador.

Y es que, en grandes torneos, Djokovic le ha ganado a Ferrer de manera ininterrumpida desde el 2012, proyectando sobre sí mismo una imagen de gladiador invicto y poniendo sobre el español una sombra de la derrota. Tal vez por este historial, la tribuna romana pedía incesantemente un triunfo, ya costumbre del serbio en el foro itálico.

En efecto, el jugador está imparable. Al triunfo consecutivo número veinte sobre Ferrer, se suman su victoria número 21 sin parar en este circuito, su quinta final seguida en Masters 1000 (París, Indian Wells, Miami, Montecarlo y ahora Roma) y su final de carrera número 76, entre otros.

En contraste, Ferrer llegaba a una semifinal de Masters 1000 luego de más de un año, eso sí en un 2015 cuyo desempeño le ha permitido comprender más los partidos que está jugando y extenderlos para ganarlos. Sus treinta y tres años muestran que aún tiene qué dar, pues a su descenso de número tres del mundo en enero del 2014, a número diez entre noviembre del 2014 y febrero del 2015, le ha seguido una curva de crecimiento que en tres meses lo ha puesto de nuevo en el puesto ocho del globo.

Ha jugado bien, aunque le ha costado levantar los partidos. Lo ha hecho con sufrimiento, y uno de los ejemplos más evidentes fue su juego ante Goffin, a quien derrotó en cuartos de final del mismo Masters 1000 de Roma. El belga fue a ganar o a morir, y con su revés paralelo lo estaba logrando; no obstante, su contrincante fue capaz de asimilar la situación, interiorizarla y responderla con todo un repertorio de jugadas que le permitieron contestar los cambios de dirección propuestos por la bola.

En el coliseo romano, la historia continúa para Novak, quien mañana disputará una final ante una auténtica bestia dispuesta a darlo todo en la arena.

About The Author

Juan Molano. @Juankmolano. Ha volcado su afición por el deporte blanco y su carrera profesional como Lingüista al servicio del periodismo en tenis. Editor de contenidos para Match Tenis

Comentarios

comentarios