FEDERER: RESURGIR Y CONQUISTAR SHANGHÁI

La segunda fue la vencida. Roger Federer hizo pesar su condición de favorito en la final y venció a Gilles Simon 7-6, 7-6 para hacerse por primera vez con el título del Masters 1000 de Shanghái en su segunda definición. El suizo ahora es dueño de 23 torneos de esta categoría.

Foto: Shanghai Rolex Masters

Foto: Shanghai Rolex Masters

Sin los rasgos de perfección vislumbrados en su partido de semifinales ante Novak Djokovic, el exnúmero 1 del mundo, Roger Federer, logró imponerse en la final y rubricar su nombre en la historia del Masters de Shanghái, torneo que en el que nunca había podido festejar en las seis ediciones de vida en el circuito masculino. El suizo no inició bien la tarde ante Gilles Simon pero recurriendo a su vasta experiencia y a la superioridad que puede generar su presencia en la cancha, logró darle vuelta a un encuentro que no lo apremiaba en el primer parcial para terminar imponiéndose en el segundo.

Ver la final de torneo más importante de Asia y presenciar a Roger Federer y a Gilles Simon como los aspirantes a la corona, significaba darle al helvético, sin dudarlo, unas monedas más en cualquier casa de apuesta y vaticinando un triunfo solvente. Sin embargo, roer el hueso que trajo consigo el francés fue en muchos aspectos una tarea titánica y desafiante para Roger, donde le tocó exigirse al máximo para poder frenar a un adversario contagiado de vigor y combustible.

Tanto fue así que la muralla Federer estuvo a punto de ceder en el primer parcial. Sin respuestas, presentando un desconcierto en su juego desde la base y sin ser vertiginoso con las subidas a la red, el clímax de su juego, el ganador de 22 Masters 1000 veía cómo Simon empalmaba cada golpe con el corazón, como aquel que busca una proeza que parece inverosímil pero que batalla pensando que todo puede ser diferente. Sin embargo, aquella sensación de conseguir la hazaña se apagó de la manera más breve posible, se esfumó como agua en las manos. Precisamente cuando buscaba ganar el primer set, la nafta hizo falta en el cuerpo del galo y con un par de errores reforzó la memoria y el espíritu de Federer, que quebró y hasta tuvo oportunidad de ganar el parcial cuando su rival intentaba forzadamente llevar todo al tiebreak. Un desempate que terminó sabiendo a gloria para el más ganador de Grand Slam en el circuito masculino, que resurgió de un momento crítico y terminó sonriendo cuando la agonía quería apoderarse de él.

Con el primer round perdido, Gilles sintió en su físico el desgaste de una semana idílica. Aunque se ausentó de la pista unos minutos para ser atendido, su nivel no decayó en el terrero, sin embargo, no presentó la misma intensidad que lo catalogó en el inicio y empezó a ser más cauteloso con su servicio ante un Federer saciado de acabar el pleito sin vacilar. Las opciones de quiebre empezaron a ser un espejismo en la segunda manga y las pocas que tuvo el suizo fueron disipadas rápidamente desde un buen servicio de oriundo de Niza. El momento más perturbador para Roger sucedió en el 5-6, cuando le otorgó dos bolas de set a Simon pero con determinación puso en la mesa un nuevo tiebreak, que terminaría siendo la consagración del nacido en Basilea.

Con un nuevo título en sus manos, Roger es el vivo ejemplo de que las segundas oportunidades son de oro; son una gema preciosa que pueden llevarte del fracaso a la gloria. Estuvo a una pelota en la red de despedirse en segunda ronda ante Leonardo Mayer y hoy termina levantando el trofeo de jerarca en China. Con la llegada de su 81º consagración en carrera, Federer deja ver que está más vivo que nunca aunque su cuerpo ya tenga que soportar 33 primaveras. Hace un año era la portada de los medios por su caída estrepitosa al séptimo lugar del ranking y eje de un debate en el que se ponía en en jaque su continuidad en el circuito. El 2014 sirvió para demostrar más vigencia que nunca, que está lleno de energía como en sus años mozos, y aunque no haya levantado Grand Slam alguno, pudo hacerse nuevamente de dos M-1000 en una misma temporada, ponerse a cuatro trofeos de Rafael Nadal en esta categoría y volver al No. 2 del mundo, aunque ya dio el campanazo de que quiere más; que quiere estar nuevamente en cima después de dos años.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @Harryelpote: Redactor en jefe de Match Tenis. Creador de TenisBreak. Director y productor de medios de comunicación. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario