ÉXITOS Y DESAZONES EN CALIFORNIA

En la jornada de estreno de los máximos favoritos de la parte baja del cuadro, Roger Federer no se exigió en demasía para superar el debut pero lo contrario vivió su compatriota Stan Wawrinka, quien abandonó el torneo en su primera salida. Rafael Nadal tuvo un día sencillo y está en la siguiente ronda.

Foto: Getty

Éxito es sinónimo de Roger Federer. El dos del mundo se apoyó en su versatilidad para dominar y sobrepasar al argentino Diego Schwartzman por 6-4, 6-2 e iniciar con éxito el camino que lo lleve a conquistar su quinto trofeo en suelo californiano y aumentar más la diferencia como el más ganador en este torneo. El suizo demostró su acostumbrado ritmo de juego preciso, pausado y sin limitantes para poder vencer al tenista sudamericano que venía lanzando luego del gran triunfo ante Jerzy Janowicz en el arranque. Aunque Schwartzman fue atrevido, y en ocasiones se dio el gusto de castigar con la derecha, no fue suficiente para desequilibrar a un Federer magistral con su servicio y claro al tomar la red.

“Me estoy moviendo muy bien. Siempre tengo que ajustar mi juego a las circunstancias y con Schwartzman puede ser difícil ya que es muy bueno desde el fondo de la pista. Me alegro por lo que hice porque estoy jugando en buenas condiciones. Aún hay cosas por mejorar pero para una ronda inicial es un buen comienzo”, sentenció el ganador este año de dos torneos sobre su primera parada en suelo estadounidense.

El campeón de 2004, 2005, 2006 y 2012 llega con nafta suficiente para encarar el camino en California y ahora tendrá un duelo con color a revancha. Andreas Seppi eliminó al rumano Víctor Hanescu (6-4, 6-4) y se medirá ante el exnúmero uno, recapitulando el enfrentamiento que ambos sostuvieron en el Abierto de Australia a inicios de año y donde la victoria quedó de lado del italiano en cuatro parciales. “Estoy feliz por jugar con él de nuevo. Estuve muy decepcionado por el rendimiento que tuve en Australia aunque sabía que él podía jugar bien y me podía vencer. Espero esta vez dar lo mejor de mí. Iré preparado, no hay duda sobre eso”.

Éxito fue la palabra del día para Rafael Nadal, que tras su regreso al cemento (luego de pasar por la arcilla de Río de Janeiro y Buenos Aires) jugó uno de sus mejores partidos en esta superficie en la temporada y sacó al holandés Igor Sijsling por 6-4, 6-2. El campeón en tres ediciones en estas tierras picó en punta ante su rival con un quiebre prematuro en el set inicial y luego afinó su servicio para pasar pocas complicaciones. El español deleitó con un recital impecable de su acostumbrada derecha paralela profunda donde el 134 del ranking ATP fue el espectador del lujo, además, dejó ver uno de sus mejores encuentros en cuanto a movilidad, mostrando sensaciones impecables a la hora de cubrir lado y lado de la pista.

“Creo que jugué bien. Jugué un partido muy sólido en el primer set y estoy contento por eso. También jugué con muy pocos errores y ganando un gran porcentaje de primeros servicios”, expresó el español al término del partido. “Para mí son importantes los movimientos y esta noche me moví un poco más rápido que como lo hacía hace un mes”. El balear continúa su participación en el torneo sobre cemento que mejor le ha sentado en su carrera ahora ante el exigente Donald Young, que se hizo cargo del francés Jeremy Chardy por 6-4, 6-2. El estadounidense, que arrastra un buen arranque de temporada, será un test perfecto para saber qué puede dar el tres del mundo en Indian Wells. “Ha mejorado mucho (Young) en los últimos años. Está jugando muy bien y ganando muchos partidos así que será un rival duro para mí”, finalizó Nadal comentando sobre el rival que tendrá el martes en tercera ronda.

Milos Raonic y Tomas Berdych fueron otros de los favoritos que dieron paso firme hacia la ronda de los mejores 32. El canadiense no olvidó la caída que tuvo en Rotterdam ante Simone Bolelli y esta vez a puro servicio lo dejó afuera por 6-3, 6-4. Así, el seis del mundo se medirá ahora ante Alexandr Dolgopolov, el encargado de dejar sin aroma a café al torneo al eliminar a Santiago Giraldo. El checo tampoco exhibió problema alguno y dio de baja al ucraniano Sergiy Stakhovsky por 6-1, 6-4 para el martes tener que verse frente a frente con el local Steve Johnson, ganador ante Ivo Karlovic por 6-3, 7-6.

Mientras, desazón va de la mano del otro helvético del top ten, Stan Wawrinka, quien se vio sorprendido por el 104 del mundo, Robin Haase, y se despidió tras encajar un 6-3, 3-6, 6-3. El siete del mundo, ganador este año en Chennai y Rotterdam y además semifinalista en Melbourne, sigue demostrando que es capaz de lo peor y lo mejor en el circuito: vencer a cualquiera de los de la parte alta y caer inesperadamente ante los tenistas de ranking más bajo en la carrera. La victoria, sirvió como comodín para el holandés, quien logró su segunda victoria ATP del año, ya que tenía un registro de 0-6 ante de pisar el desierto californiano, el mismo que en enfrentamientos personales ante Wawrinka.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @FabianV_: Redactor en jefe de Match Tenis. Director y productor de medios de comunicación. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios