EN LOS MASTERS 1000, DIMITROV TOMA UN NUEVO AIRE

EN LOS MASTERS 1000, DIMITROV TOMA UN NUEVO AIRE

Después de la tormenta llega la calma para Grigor Dimitrov. El búlgaro que en los últimos dos años, ha acarreado escasos resultados, vuelve a respirar con tranquilidad, tras alcanzar los cuartos de final, por segundo Masters 1000 consecutivo. En Cincinnati de la mano de su nuevo entrenador, Daniel Vallvedú, espera encontrar la fórmula para volver a la élite del tenis.

Hace unos años el nombre del europeo sonaba por todos los rincones del circuito. Primero, por su técnica, que se considera idéntica a la Roger Federer. Segundo, por su juventud y versatilidad dentro de un campo de juego. Finalmente, por los resultados que llegó a obtener a su corta edad, pues con 23 años, fue número 8 del mundo y en su vitrina reposaban cuatro títulos ATP.

Sin embargo, la carrera de Grigor Dimitrov se vino a bajo  en las últimas dos temporadas por diferentes problemas personales ( terminó su relación con María Sharapova, entre otros) y tenísticos que afectaron la confianza del búlgaro, a tal punto que lo llevaron a bajar hasta el top 40 de la ATP y a terminar la relación con su entrenador Franco Davin, que empezó en septiembre de 2015.

Pero cuando más oscuro estaba el camino del ex top ten, apareció el entrenador venezolano, Daniel Vallverdú, que en su curriculum aparecían jugadores como Andy Murray y Tomas Berdych, para ayudarle al búlgaro a dar vuelta a un presente en el que las decepciones hacían parte de su común denominador.

Desde el Masters 1000 de Toronto, tanto Dimitrov como Vallverdú, trabajan juntos y los resultados en menos de un mes empiezan a ser visibles. En Canadá, alcanzaron los cuartos de final, y aunque en los Juegos Olímpicos se despidieron en su debut, esta semana en Cincinnati han vuelto a demostrar que van por buen camino. Victorias ante Gilles Simon, Feliciano López y este jueves ante Stan Wawrinka respaldan el trabajo que vienen realizando.

Ahora en busca de su tercera semifinal de un Masters 1000 (Roma 2014, Toronto 2014), el pupilo de Vallverdú, espera seguir demostrando su mejoría ante un Steve Johnson (que sorprendió a Jo-Wilfried Tsonga), que vive el momento más dulce de su carrera, al ser 21 del mundo y el número uno de su país. Este viernes ,Dimitrov tiene una prueba de fuego para seguir hilvanando resultados que lo lleven al lugar donde planea estar: la élite del tenis masculino.

Redacción Match Tenis

Comentarios

comentarios