EL SUIZO QUE DOMINA CHENNAI

Stan Wawrinka continúa siendo abrasador en la ciudad india. En la jornada venció a David Goffin en dos parciales y se metió por cuarta vez a la final del ATP 250 de Chennai. Esta vez, quiere desde Asia volver a lustrar un camino que lo llene de gloria en Australia.

Foto: Aircel Chennai Open

Foto: Aircel Chennai Open

Sí hay un suizo que domine en Chennai y no hablamos de Roger Federer. Uno de los más laureados en el torneo indio pasa a ser Stan Wawrinka, quien parece tener una conexión especial con este evento que abre el calendario. El helvético se presentó por primera vez en 2009 y desde ahí nunca ha faltado a la cita que temporada a temporada prepara el andar hacia el Abierto de Australia. De hecho, ni siquiera cuando el jugador irrumpió en el Top Ten (2014 y 2015) dejó de asistir a Madrás, como también es conocida la localidad.

Un feeling que llaman, una sensación que hace que cuatro del mundo se sienta a tono con el ambiente bullicioso y las pisadas en el rustico cemento que brilla con las linternas del escenario. En 2015, siendo integrante de los mejores cinco del mundo, Wawrinka tampoco falló y al contrario, decidió emprender las mismas millas que hace un año lo llevaron a ganar allí y luego consagrarse en Melbourne con su primer Grand Slam. Como un agüero o no, el de Lausanna retornó y por un curso más sigue estableciendo supremacía llegando a una nueva final, la cuarta en siete ediciones.

Las huellas de su fiereza la cargan Borna Coric y Gilles Muller que pudieron hacer poco y nada ante el helvético, sumido en una eficiencia que solamente él sabe percibir en la India. Ahora, David Goffin fue el que tembló ante el desafío a pesar de que plantó frente en la primera parte. Wawrinka firmó el 7-5, 6-3 para ir a descansar y pensar en la conquista de su octavo título y el tercero en Chennai, para además dejar rezagados a Carlos Moyá y Marin Cilic y convertirse en el más exitoso en estos predios.

Quien busca acabar con el dominio del segundo mejor suizo es el impensado Aljaz Bedene, encargado de eliminar al finalista de 2013, Roberto Bautista-Agut. El esloveno, que ha caminado desde la clasificación, se ha dado el baño de su vida con las victorias seguidas ante Lukas Lacko, Feliciano López y el castellonense. Con un juego vistoso y arriado por la potencia de su derecha, el de Liubliana buscará comprometer la muralla de un Stan impulsado por la potencia de su servicio y los latigazos que dispara con su derecha y revés. El reto parece utópico teniendo en cuenta que el 156 del mundo está por primera vez en una final y lo mejor que había logrado en su carrera eran las semifinales allí mismo, en Madrás 2013.

Dos viejos conocidos volverán a cruzar miradas en suelo indio, único lugar que ha visto batallar a Bedene y Wawrinka en las dos presentaciones que ambos encajan. Hace dos años el esloveno se impuso con categoría; el pasado curso, la alegría fue para el suizo tras un lapidario partido donde apenas cedió tres games. Esta vez se definirá quién es más en Chennai: si el dominador o el ilusionado.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @FabianV_: Redactor en jefe de Match Tenis. Director y productor de medios de comunicación. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios