DJOKOVIC Y FEDERER, FIRMES EN BERCY

Ambos luchan por ganar París, ambos quieren finalizar el año como número uno del mundo. Roger Federer y Novak Djokovic protagonizan una batalla aparte en el último Masters del año y en la jornada del jueves demostraron sus serias intenciones de prevalecer en ambos aspectos.

Foto: BNP Paribas Masters

Foto: BNP Paribas Masters

Ganas de París, ganas de número uno. Roger Federer, en su partido 400 en un Masters 1000, superó sin incomodidades a uno de los futuros del tenis francés: Lucas Pouille. El galo proveniente de la qualy, llegó tras ganarle a Ivo Karlovic y Fabio Fognini en las dos anteriores rondas y ante el suizo demostró algo más que de qué está hecho. Buen servicio y una derecha potente parecen ser las armas del francés que querrá su lugar en la retina tenística en un par de años más. Pouille se vio firme en los inicios de cada set pero en el intermedio siempre bajó el brazo, momento que aprovechó Federer para desequilibrar el juego y a partir de ahí jugar cómodamente con su servicio con el que no pasó ningún apuro.

La pizarra al final mostró un 6-4, 6-4 a favor de Roger y un paso indiscutido a los cuartos de final donde se verá frente a frente con Milos Raonic, un duelo donde el helvético lidera ampliamente por 6-0, ganando los dos encuentros que se disputaron este año en Wimbledon y Cincinnati. Atractivo duelo con un Federer buscando el número uno del mundo y el canadiense que se juega su destino a Londres.

El último turno de la central extendió las acciones entre Novak Djokovic y Gael Monfils, partido que terminó más allá de las once y media de la noche, hora local. La victoria quedó del lado del serbio por 6-3, 7-6 en un encuentro que fue encendiéndose con el paso de los games y que tuvo en el segundo set su mayor éxtasis de tenis. Djokovic inició firme y convincente en la pista, tratando de no darle el hilo del partido al tenista local que desde esa acera puede ser más que peligroso. Un quiebre al amanecer le bastó para poner de su lado el parcial inicial pero en la manga siguiente llegaría la verdadera lucha. Monfils puso a punto su juego, carburó su servicio y le dio potencia a su derecha, capaz de hacerle daño al servicio del serbio que fue tal vez el punto más flaco en la jornada.

El tiebreak se inclinó del lado del tenista de Belgrado y le puso fin a un partido que desde la tribuna querían un set más. El número uno del mundo tendrá el viernes una cita con Andy Murray, en lo que será uno de los mejores partidos del día. Djokovic con la ventaja en el historial y el plus de haberle ganado los tres partidos que jugaron en 2014; Murray con un nivel elevado y que puede hacerle daño al reciente papá.

About The Author

Fabián Valeth Orozco @Harryelpote: Redactor en jefe de Match Tenis. Director y productor de medios de comunicación. Amante del tenis y del periodismo deportivo enfocado hacia este deporte.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario