DJOKOVIC REPITE TÍTULO EN MONTECARLO

El serbio Novak Djokovic se convirtió hoy en el primer tenista en ganar los primeros tres Masters 1000 de una temporada al vencer por 7-5, 4-6 y 6-3 al checo Tomas Berdych en la final del torneo de Montecarlo.

Foto: Montecarlo Rolex Masters

Foto: Montecarlo Rolex Masters

Djokovic ratificó que es el rival a vencer en el circuito al ganar los cuatro torneos más importantes jugados hasta ahora en 2015: el Abierto de Australia, Indian Wells, Miami y ahora Montecarlo, algo inédito en la historia del tenis.

En un partido que estuvo interrumpido por lluvia, el número uno del mundo mostró un juego irregular y necesitó 2:45 horas, pero le alcanzó para batir por decimonovena vez en 21 partidos al checo, que todavía no pudo festejar ningún título en lo que va del año. “Fue un partido muy duro, muy especial”, afirmó Djokovic. “Tomas jugó un gran partido y se merece este trofeo tanto como yo. Jugó una buena final, pero hoy tuvo mala suerte”, añadió el serbio, que en semifinales tumbó al español Rafael Nadal, ocho veces campeón en Montecarlo.

Con el triunfo ante Berdych, el serbio extendió a 17 partidos su racha de imbatibilidad y acumula un récord de 30 triunfos y sólo dos derrotas en 2015. Perdió en la final de Dubai ante el suizo Roger Federer y en los cuartos de final de Doha ante el croata Ivo Karlovic. El resto, todo victorias.

En la final de hoy no se vio la mejor versión del balcánico, que tuvo problemas con su primer servicio y concedió muchas oportunidades de quiebre a su rival. Por eso, llegaron igualados con dos breaks por lado al 5-5 del primer set. En ese momento, Djokovic impuso su variedad de golpes para quedarse con el primer parcial. La paridad se mantuvo en el inicio del segundo set, hasta que apareció la lluvia.

Tras la interrupción de 70 minutos, el serbio se imponía 3-2 y dispuso de dos oportunidades de quiebre, pero Berdych las salvó y rompió en el juego siguiente para encaminarse a ganar el segundo set.

Djokovic parecía cansado y sin la chispa habitual. Sin embargo, en el inicio del tercer set recuperó la concentración y se adelantó 4-0, con dos quiebres muy rápidos. Berdych intentó reaccionar y recuperó uno de los servicios, pero a esa altura Djokovic ya tenía el objetivo en su cabeza y, por más que dilapidó un match point en el octavo juego, en el siguiente cerró el partido con su saque.

“¿Qué puedo decir?”, se preguntó Berdych tras la derrota. “Novak tuvo otra excelente semana, hice mi mejor esfuerzo, pero no fue suficiente”, agregó el checo. “Me falta un paso en mi juego de arcilla, pero estoy trabajando para elevar ese poco que falta en mi nivel. Espero que eso suceda y volver el año que viene a ver qué pasa”.

Para el serbio, la temporada europea de arcilla arrancó de la mejor manera al sumar su segundo título en el Principado, después del que había ganado en 2013 ante Nadal. Además fue el título 52 de su carrera y el 23 de la categoría Masters.

Pero más allá de los números, el gran objetivo para Djokovic es el Abierto de Francia, el único Grand Slam que todavía no ganó y donde espera poner fin a la supremacía de Nadal, el rey de la arcilla.

DPA

Comentarios

comentarios