DJOKOVIC ES UNA RÁFAGA

El número uno del mundo avanzó a los octavos de final del Masters 1000 de Miami en una hora 28 minutos de juego. Atrás quedó el impase que sufrió ante Martin Klizan en su debut y, aunque hoy estuvo a punto de repetir aquella situación, pudo vencer a Steve Darcis en sets corridos.

Nole

¡Mágico! Con esa palabra se puede resumir la actuación de Novak Djokovic ante Steve Darcis en el primer set. El serbio hizo trizas al belga en el comienzo y luego necesitó exigirse al máximo para derrotarlo con parciales de 6-0 y 7-5. De esta manera se instaló por séptima vez en su carrera en la ronda de 16. En el camino rumbo a su quinta corona en Crandon Park se atraviesa Alexandr Dolgopolov, que dejó atrás a Thomaz Bellucci.

Esas desconcentraciones que el número uno del mundo mostró en su encuentro anterior no aparecieron por ningún lado en la primera parte del partido. Siempre bien aplacado sobre la línea de base, armando puntos con una estrategia que llevó a su rival a conocer todos los rincones de la cancha. Djokovic fue una avalancha. Ganó 16 de los 19 puntos que disputó con su saque y robó el servicio de Darcis en tres ocasiones, para encajar un contundente 6-0 en apenas 25 minutos de juego.

En la memoria del serbio estaba lo sucedido ante Klizan (ganó 6-0 y perdió 5-7 el segundo set), por tal razón intentó que su concentración se mantuviera a pleno para evitar cualquier situación que no estuviera a su favor. Sin embargo no lo consiguió. El belga se metió en el encuentro. Su porcentaje de efectividad con el servicio subió sustancialmente (38% a 52%) pero aun así, su juego estaba cojo. El revés no era un golpe más que defensivo y ante los mejores del mundo, no se pueden otorgar esas ventajas. Con lo anterior en su contra y sin nada a su favor, el 84 del mundo llegó a quebrar el servicio de Novak e incluso sirvió para tomar el set. En ese momento (5-4), regresó Djokovic. Retomó su saque y ganó los siguientes dos juegos para lograr su victoria 625 a nivel ATP World Tour.

Aunque las dudas estuvieron nuevamente presentes, después de ser una aplanadora, esta vez no le costaron sino unos games de más. Djokovic está en la cuarta ronda y va tomando temperatura en un complejo que lo tiene como máximo aspirante al título.

De esta manera llega el cuatro veces campeón de Miami a los octavos de final. El volátil Alexandr Dolgopolov intentará poner freno a un jugador al que nunca ha vencido en tres ocasiones y que hasta el momento parece no tener techo. Djokovic se unió al viento de la Florida y es una ráfaga, con una que otra duda.

About The Author

ANDRÉS VARGAS PERAZA: Periodista especializado en tenis. Exjugador de tenis con puntuación ITF. Miro el deporte desde una perspectiva diferente. Estuve en el lugar del deportista, ahora del periodista. Director y editor de portal www.matchtenis.com.

Comentarios

comentarios