DJOKOVIC ATERRIZÓ A NADAL EN BEIJING

Novak Djokovic confirmó una vez más  que es el jugador más regular de la temporada 2015. A pesar de no mostrar la versión a la que nos acostumbró en este curso, el serbio superó 6-2, 6-2 a un Rafael Nadal revitalizado y lo aterrizó de la gran semana que tuvo. En una hora y 30 minutos de juego, el número 1 del mundo levantó su octavo título del año, sexto en Beijing y el 56 de su carrera.

En la previa todos los focos apuntaban a que el serbio daría una nueva paliza a Rafael Nadal. Su arrasador camino a lo largo de la semana (solo había cedido 14 games), presagiaba un día cómodo en la oficina – y lo fue-. Sin embargo, el español con poco y nada que perder, intentó en el campo principal del torneo de Beijing buscar de ese trampolín para regresar a la élite de este deporte. Y por poco lo consigue, aunque el marcador diga lo contrario.

El desarrollo del partido siempre mostró la superioridad del actual número 1 del mundo. Aunque por momentos, ciertos tiros de Nadal resaltaron que va por buen camino a la recuperación de esa regularidad que lo llevó en tres periodos diferentes a ser el mejor jugador del mundo. Djokovic como de costumbre – en este último tiempo- pegó primero. Una opción de quiebre necesitó en el primer game del partido para tomar la delantera. Su rival, sin presión alguna reaccionó. En varias ocasiones estuvo a tiro de recuperar el break pero faltó ese plus que tienen los grandes jugadores cuando su confianza esta a tope. Un set que se mostraba parejo, terminó quedando con facilidad para el serbio, que consiguió robar nuevamente el servicio del manacorí en el séptimo game.

Un 6-2 a favor de el de Belgrado no rebeló la complejidad que tuvo ese primer parcial. Nadal para la segunda manga continuó aplicando su derecha con contundencia y se anotó varios tiros espectaculares que terminaron en winners. Y aunque la pizarra no lo mostró, Djokovic por momentos se complicó. Al igual que en el inicio del partido, un nuevo quiebre, esta vez en el tercer game, iba a facilitar el andar de ‘Nole’ en el partido. Luego, en el quinto game llegaría la confirmación de que un nuevo título estaba por llegar. Con dos quiebres por delante Djokovic cerró a placer su partido y así se anotó una nueva corona en esta temporada, más exactamente su octava.

Con su primer título ATP 500 del año, Djokovic sigue demostrando que Beijing,es un territorio que conoce a la perfección. 29 partidos jugados, 29 victorias. Títulos en 2009, 2010, 2012, 2013, 2014 y 2015, respaldan el andar de este por una ciudad, que fue blanco de críticas durante la semana. Cabe resaltar, que hoy el serbio también añadió a su galera el título 56 de su carrera.

Por su parte Nadal, quedó con récord de 3-2 en finales disputadas esta temporada. Y aunque las derrotas siempre duelen, la de este domingo puede ser el inicio de la recuperación definitiva del manacorí.

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios