DJOKOVIC APAGA MIAMI

El serbio sacó adelante una batalla épica en la que tuvo más de un rival en cancha para levantar su quinta corona en el Masters 1000 de Miami y quedar a una del máximo ganador de este galardón en la historia: Andre Agassi. Además, confirmó que fue de lejos el mejor jugador del primer trimestre del año, al ganar un Grand Slam (Australia) y dos eventos de categoría 1000 (Indian Wells y Miami).

Foto Getty

Todos contra Djokovic. De esta manera se presentó el escenario de la final del segundo Masters 1000 del año. Su oponente, un residente de la Florida, que estuvo escudado en la ‘localía’ para crecerse y hacer soñar a los aficionados con que la corona quedara del lado más querido. Ante esto, emergió el carácter del número uno del mundo para apagar a una ciudad que aclamaba a Andy Murray y así llevarse el título en dos horas y 46 minutos, con parciales de 7-6, 4-6 y 6-0.

Sin la intensidad como patrón principal, se dio inicio al último encuentro de la edición 2015 del Miami Open. Los focos apuntaban a que el serbio sería el claro dominador del partido por la forma en que llegó al choque y por la supremacía ante su rival (le había ganado los últimos seis encuentros). Sin embargo, Murray, dejando atrás esa historia y queriendo gobernar en su patio de entreno, golpeó primero. Logró quebrar el servicio del serbio en dos ocasiones, pero tuvo la mala fortuna, de no confirmar su saque en los ‘games’ a seguir, situación que llevó a que la historia desembocara en el tiebreak. Allí el campo de juego se vistió de celeste y con una rápida ventaja de 4-0 Djokovic fue inclinando a su favor un parcial que lo sellaría con simplicidad por 7-3.

Para la segunda manga, el de Belgrado salió impulsado por el brillante cierre que tuvo del parcial anterior. Llegó a generar cuatro opciones de quiebre, que no aprovechó, y que minutos más tarde le iban a causar un malestar emocional que iba a desencadenar en un llamado de atención y posteriormente en el resultado del set. A mediados del parcial, Djokovic se ahogó en sus fantasmas. Tras varios fallos, que desembocaron en una impotencia desbordada como realizar un ‘raponazo’ de una toalla a un recoge pelotas, en un grito a las tribunas exclamando “Suck my dick” (según la cuenta de Twitter Tennis Photos) y en una pelea con el juez de silla, fueron los causantes que engrandecieron al escocés, que vio que no todo estaba perdido. Mientras Djokovic deambulaba en un terreno desconocido, Murray se plantó en su patio y con serenidad tomó el servicio de su rival en blanco para llevar el juego al set decisivo.

El desazón de Djokovic por haber tirado a la basura el segundo set, hacía prever que sus minutos en cancha estaban contados. En tanto, Murray estaba revitalizado y su imagen no era otra que la de un jugador con hambre de títulos. En su sonrisa reflejaba la tranquilidad que tenía de cara a lo que estaba por llegar. A pesar de lo anteriormente descrito, el hilo del encuentro se iría por un lado impensado. El serbio robó el saque del británico tres veces seguidas para ponerle sello a un encuentro que por momentos estuvo lejos de su lado. La primera ruptura llegó, tras varios errores de su rival, que no tenía esa lucidez que mostró minutos atrás. El segundo y que definitivamente fue el inclinó el partido a su favor, lo logró tras un game infinito en el que necesitó seis oportunidades para tomar esa brecha que iba a ser inalcanzable. Y finalmente la tercera, se presentó, ante la decíada del mejor británico en la historia del tenis.

El juego concluyó sin el drama que se presentó a lo largo del de las dos horas y 46 minutos. Y la historia dictará que Djokovic apagó una tormenta que estuvo comandada por Murray, el público y sus miedos internos, que por poco le arrebatan su quinta corona en Crandon Park, su 22° Masters 1000 y su título número 51°. Para el serbio es tiempo de celebrar, pues además del campeonato, este lunes completará 141 semanas al mando del ranking ATP e igualará a Rafael Nadal.

About The Author

ANDRÉS VARGAS PERAZA: Periodista especializado en tenis. Exjugador de tenis con puntuación ITF. Miro el deporte desde una perspectiva diferente. Estuve en el lugar del deportista, ahora del periodista. Director y editor de portal www.matchtenis.com.

Comentarios

comentarios