DIMITROV, TODO O NADA EN WIMBLEDON

No está siendo un buen año para Grigor Dimitrov. Suma 12 derrotas en 2015 y algunas muy dolorosas (Ryan Harrison, nº 169) o fracasos notables en Grand Slam (derrota contra Sock en Roland Garros en R128). Algo no funciona en la cabeza y la raqueta del búlgaro que no encuentra continuidad en su juego. Defiende Semifinales en Wimbledon, una mala actuación puede suponer un descenso en el ránking y un golpe letal a su confianza. Una gran actuación en cambio supondría volver a soñar con hacer cosas importantes en el tenis.

Bulgaria's Grigor Dimitrov celebrates a point against Australia's Luke Saville during day three of the Wimbledon Championships at the All England Lawn Tennis and Croquet Club, Wimbledon.

Bulgaria’s Grigor Dimitrov celebrates a point against Australia’s Luke Saville during day three of the Wimbledon Championships at the All England Lawn Tennis and Croquet Club, Wimbledon.

Hace poco declaraba Dimitrov algo que suponía gran parte del universo tenístico. La comparación con Federer ha sido un obstáculo en su trayectoria porque hablamos de una leyenda viva. Grigor tiene fabulosas condiciones para este deporte, pero intentar verlo como un reflejo del maestro suizo es demasiado pretencioso. Dimitrov no tiene la agresividad al resto de Federer ni tiene una fiabilidad tan alta con el servicio. Tampoco apuesta por el patrón de juego saque-red con asiduidad y suele anclarse más al fondo de la pista. En definitiva, Dimitrov debe mejorar su estilo de juego y recordar que Federer solo habrá uno en la historia del tenis. Ser Dimitrov tampoco está mal aunque debe ser consciente que su tenis es superior al de muchos rivales y llevando la iniciativa del juego sufriría menos.

El técnico del Sevilla, Unai Emery, comentaba en abril la siguiente frase: ” Se puede tener madera de campeón, pero hay que tallarla con trabajo y humildad”. La madera de Dimitrov es de calidad notable, le falta creer en sus posibilidades y luchar cada punto como si fuera el último. Sorprende el gran número de bolas de break concedidas por el búlgaro y su dificultad enorme para salvar estas situaciones. No puede conformarse con aparecer en los Highlights de los partidos realizando varios golpes brillantes. Necesita volver a dominar con su excelente saque y pasar al ataque cuando resta. En el último año, se “conforma” con bloquear los servicios y su falta de agresividad le condena a tener pocas opciones de romper el saque a sus oponentes.

Hay que desterrar el concepto de “Baby” Federer. Dimitrov llegó la ATP para escribir su propia historia y todavía es capaz de evolucionar hasta un jugador dominante en torneos importantes. El año pasado ganó a Murray en su feudo y actualmente, la posibilidad de repetir ese gran resultado parece una utopía. Sería interesante que Dimitrov imitara a Federer subiendo en más ocasiones en la red porque a nivel técnico es un jugador brillante. Para todo lo demás, olvidar las comparaciones con Federer y tener ilusión por salir de su dinámico negativa de resultados. Como dijo un filósofo: “El mayor riesgo es no arriesgar”. Si Dimitrov no arriesga para “resucitar” su juego puede caer en picado y formar parte de los “juguetes rotos” del tenis.

About The Author

Alejandro Pinedo Solano: @Alejandropine29 El ojo de halcón da otra visión del tenis. Juego a juego, se ganan los partidos y el respeto.

Comentarios

comentarios