ALEJANDRO GÓMEZ: “GANARLE A BAGHDATIS FUE UN SUEÑO”

Hay victorias que marcan vidas. Alejandro Gómez estremeció el complejo del Centro de Alto Rendimiento de la capital de la República al derrotar a la gran estrella del Claro Open Colombia: Marcos Baghdatis, por 6-3, 0-6, 7-6 en una hora y cuarenta y cinco minutos de juego. Tras la victoria, el vallecaucano comentó: “ganarle a Marcos fue un sueño”.

Foto: Claro Open Colombia

Foto: Claro Open Colombia

Seguramente la fría tarde-noche capitalina de este miércoles 22 de julio del 2015 jamás va a ser olvidada por Alejandro. Con 23 años y una carrera a cuestas (Economía en la Universidad de Kentucky), salía a enfrentar a un ídolo de su infancia. “Es un jugador al que siempre he seguido y he admirado, y eso me motiva a jugar este tipo de partidos”, comentaba en la previa del encuentro.

Al campo central saltó sin nada que perder. Él, un tenista que apenas se reintegra al circuito después de cursar una carrera universitaria en Estados Unidos y que aparece en el puesto 698 del escalafón mundial del deporte de la raqueta, se medía a un exfinalista de Grand Slam (Australia 2006), ganador de cuatro títulos ATP y exnúmero ocho del mundo. “No tenía nada de presión, toda la tenía él. Él (Baghdatis) es un jugador muy bueno, muy grande”, explicó.

El servicio fue una de sus grandes armas a la hora de concentrar las tres victorias anteriores en la fase previa y la de hoy en el cuadro principal (55 aces). “Es un arma, y me da mucha tranquilidad cuando estoy sacando bien”. Durante la primera manga fue letal con dicha arma: ganó el 100 por ciento de los puntos disputados con el primer servicio (11-11) y el 90 por ciento con el segundo (9-10). Además, concretó la única chance que generó en el pobre servicio del chipriota, que apenas embocó un 34 de los primeros saques.

Al servicio del caleño se sumaron su potencia en los saques (llegó a sacar a 229 km) y su agresividad, pues siempre que tuvo la iniciativa intentó cerrar el punto lo más cerca de la faja: “Siempre que pude, intenté atacar y luego cerrar los puntos en la red”.

Con un set a su favor, el panorama pintaba bien para el crédito local. Sin embargo, el peso de la historia de su contrincante pareció hacer eco en una noche que de por sí tenía sello tricolor. Quizá en su afán por acabar rápido la jornada, Gómez cometió más errores que los habituales y prácticamente botó el set en tan solo 20 minutos de juego. “Me sentí nervioso, además se sumó que Baghdatis jugó muy bien ese parcial”, aseveró Alejandro, quien no estuvo fino con su servicio en esos minutos y quien se llenó de doble faltas (6).

Con la pizarra igualada, Gómez intentó retomar esas buenas sensaciones que había desplegado durante la primera manga y los días anteriores; no obstante, debió padecer los embates del exnúmero 8 del mundo durante el inicio del tercer set. El colombiano cedió su servicio pero rápidamente lo recuperó: “afortunadamente pude reaccionar y volver a jugar un buen tenis”, exclamó. Luego, el vallecaucano añadió: “la clave fue volverme a concentrar, encontré nuevamente mi estrategia y regresé al plan de juego que tenía. También, el saque me ayudó mucho”.

Tras ese vaivén, el encuentro se estabilizó y el desenlace se hizo aún más tensionante, cuando el tie-break era el que iba a definir el ganador. Varios miniquiebres de entrada le dieron una cómoda ventaja al economista y con su mayor arma como respaldo cristalizó el triunfo más importante de su corta carrera.

“La verdad estoy muy contento, es increíble. Jugué muy bien y realmente todo salió perfecto”, expresó el jugador que acumula 32 puntos ATP esta semana, que lo llevarán a instalarse de momento entre los mejores 550 tenistas del planeta. Pero el camino no termina acá y en tan solo unas horas intentará seguir haciendo historia, esta vez ante un rival de pocos pergaminos: Tatsuma Ito. “No lo conozco, pero miraré algún video para estudiarlo”.

Redacción MATCH TENIS

Comentarios

comentarios