ZULUAGA, A DIEZ AÑOS DE UN SUEÑO CUMPLIDO

A tan solo dos días de conmemorar uno de los logros más importante alcanzado por un tenista colombiano en la historia de este deporte, la semifinal en el cuadro de sencillos femenino del abierto australiano en 2004, por la mejor tenista que Colombia ha visto nacer, Fabiola Zuluaga, hemos querido hacer algo.

Una ronda que hace diez años exactamente pudo ubicarla en la posición 16 del ranking mundial de la WTA, el lugar más alto conseguido por un tenista en nuestro país. Cabe recordar en 1974 Ivan Molina junto a Martina Navratilova  se coronaron campeones de Roland Garros en dobles mixtos, mientras que en el 2011,  Juan Sebastian Cabal, acompañado de Eduardo Schwank alcanzó las más altas instancias en el torneo más grande en polvo de ladrillo del mundo, en la modalidad de dobles masculino, donde desafortunamente fue derrotado.

Sin embargo, este año, 2014, es la oportunidad para rendir un homenaje a la mejor tenista colombiana de los últimos tiempos, Fabiola Zuluaga, que luego de alcanzar el logro más importante de su carrera, decidió, años más tarde, decirle adiós al deporte que la acompaño por gran parte de su vida, para darle paso a uno de sus  anhelados sueños,  crear una familia.

Match tenis, tuvo la oportunidad de entrevistar a la más grande, la idola, la reina del tenis colombiano, Fabiola Zuluaga y acá están sus palabras

Fabiola, para comenzar quisiera que nos contara ¿cuántos años tenía cuando conoció el tenis de campo, y cómo fue ese momento?

Cuando conocí el tenis tenía siete años más o menos, y lo conocí porque iba al club de Cúcuta a hacer deporte, normalmente en Cúcuta los colegios salen temprano y yo era buena en el estudio, entonces hacia tareas rápido y quedaba desocupada y mi mamá me llevaba al club para que jugara, ella me metió a tenis, a natación, hubo un tiempo que jugué básquet también, entonces ahí empecé a conocer esos deportes y finalmente me decidí por el tenis, como a los ocho años.

Yo creo que lo que me cautivó del tenis fueron los triunfos, yo empecé ganando los torneos inter-clubes, luego los departamentales, a medida que yo veía que me iba yendo bien y que iba ganando y progresando, ganaba departamentales y luego fui a competir en nacionales y también me iba bien, sobre todo a nivel internacional, entonces ahí fue cuando me engomé y pues vi que sí podía hacer algo, entonces fue cuando decidí tomarlo como profesión

Entre tantos testimonios que le ha brindado a otros medios de comunicación, ha afirmado, en algunos, que no veía la hora de llegar al club después de clase, para empezar a entrenar o divertirse con sus amigos, ¿en qué momento dejó de ser un hobby y se convirtió en una práctica seria?

Eso fue más o menos a los 12 años cuando tomé la decisión de venir a vivir Bogotá porque ya en Cúcuta no habían muchos niños con quien entrenar y el progreso se estaba estancando, en cambio acá en Bogotá había mucha más gente y los entrenadores tenían más recorrido, más campo donde trabajar, entonces ya en ese momento me retiré del colegio y me dije: me voy porque me quiero dedicar profesionalmente a esto, al tenis.

Fue importante el acompañamiento de mis papás, ellos siempre me apoyaron, me dijeron que si quería salirme del colegio me apoyaban, que si me aburría y quería devolverme que sólo les avisara y me devolvía a Cúcuta y además la ayuda de mis entrenadores que fueron: Edgar Muñoz, Uriel Oquendo, que fue la persona que me recibió acá en Bogotá, Jorge Todero, Ricardo Sánchez, de todo un poco.

Muchas personas afirman que es bueno foguear a los deportistas cuando son pequeños, pero  cuando los niños empiezan su desarrollo físico, unos niños se desarrollan más rápido y los que no eran tan buenos adquieren más fuerza y tamaño, les ganan y opacan a los que antes eran los campeones, esto genera la frustración de muchos niños, se “queman”, como se dice en el lenguaje del tenis. En su caso sucedió lo contrario, fue campeona nacional a los 10 años, lo que demuestra que tenía un gran talento para este deporte y a la edad de 14 años logró una hazaña, campeona consecutiva de los 10 torneos de la gira suramericana COSAT, lo que es impresionante, nadie en este país lo ha logrado, ¿cómo fue el manejo que sus entrenadores y las personas que la guiaron en este deporte, para superar esta etapa de manera tan exitosa? 

Yo digo que fue sin presión, aunque ahora la mayoría de los papás son muy intensos y quieren que los niños empiecen a ganar desde el primer momento, porque si no, los regañan dentro de la cancha, yo creo que la clave fue esa, que no tenia presión de mis papás y lo tomaba como un deporte, cuando ya me vi metida en el profesionalismo  ya cambió la cosa, pero mientras tanto era un juego, una diversión y así lo tome como hasta los quince años

Tenía una edad muy temprana cuando llegó a Bogotá, ¿cómo logró sobrellevar tal situación al alejarse de la familia y llegar sola a una ciudad tan grande?

Vivía con una prima y sus dos hijitos y a cada rato iba a Cúcuta o mi mamá venia y me acompañaba por temporadas, uno a esa edad no está preocupado sino por pasarla rico, además la pasaba chévere en la academia con Mariana Mesa, y como estaba con mis primas no era tan terrible, yo salía de la casa como a las siete y treinta de la mañana y regresaba a las 7 de la tarde y en esa época quitaban la luz de cinco a ocho de la noche, entonces llegaba prácticamente a dormir, ya que no había luz y eso no daba tiempo de pensar muchas cosas.

Tuvo un punto crítico en su vida, la lesión del hombro en el manguito rotador, ¿cómo superó ese momento traumático para llegar a ser la mejor tenista de la historia de Colombia?

Trabajando, en vez de estar ocho horas en el campo, estaba ocho horas en el consultorio para hacer la recuperación, la piscina también me trabajaban mucho y confiando que siempre podía volver a jugar; había gente que me decía que ni podría volver a jugar, otros que sí, yo creo que la mente hace muchas cosas.

En el tenis hay de todo, existe el que te dice de frente que uno es muy malo y el que dice que uno es el mejor, entonces uno trata de cerrar los oídos a esos comentarios. Fueron ocho meses sin competir y el primer torneo que jugué me lo gané, pues era pequeño, pero lo gané.

Muchos padres de familia, incluso deportistas de alto rendimiento, consideran que tener una relación amorosa puede desviar la concentración del deportista, o puede desmejorar su nivel competitivo, entonces la pregunta es  ¿Cómo llevó una relación a la par de su profesión? Y ¿Qué consejos le daría a los deportistas que quisieran tener una relación, pero se abstienen por este mito?

Si uno tiene claro lo que quiere hacer y tiene claro que quiere ser profesional y vivir de esto, pues también existe mucha gente que está en contra del noviazgo y de tener amigos, pero desde que uno esté concentrado y no se deje distraer y la persona que esté a tu lado sea una buena influencia, pues no creo que tenga problema, pero si el novio o la persona quiere rumbear de jueves a domingo, sabiendo que tienes que entrenar todos los días, pues ya no es una buena compañía.

Luego de haber logrado su mejor actuación en un torneo de Grand Slam, jugando esa semifinal histórica para nuestro país contra la ex-número uno del mundo Justine Henin y haber alcanzado el mejor momento de su carrera siendo 16 del mundo, ¿cómo y por qué decidió retirarse del tenis y comenzar un nuevo camino?

El hombro me permitió jugar más tiempo, pero ya no era lo mismo, por proteger el hombro estaba haciendo movimientos diferentes y me estaba empezando a doler la espalda, la potencia en los golpes ya no era la misma, no estaba muy contenta con mi entrenador y entonces me aburrí y decidí dejar las cosas ahí, porque no estaba disfrutando dentro de las canchas, cada partido era un sufrimiento terrible entonces dije que ya, estaba cuarenta o cuarenta y cinco y preferí irme así, con este ranking, a seguir perdiendo con todo el mundo y no retirarme por ahí cuando estuviera mil y nadie se acordara después que yo existía.

Durante esa época hubo un poco de polémica por unas declaraciones que dio a los medios  de la Federación Colombiana de Tenis, ¿Qué fue lo que pasó? 

Pues fue porque yo estaba reclamando un dinero que me correspondía y que no me querían pagar, y pues al final de todo me sirvió, primero porque me pagaron y les pagaron a las demás tenistas que no habían peleado, yo peleaba por la Copa Federación un torneo en equipos, entonces nosotros jugábamos y ganábamos 20 mil dólares y la Federación se quedaba con todo y aparte tenían patrocinio de COLSANITAS que pagaba pasajes, hoteles, todo libre para ellos y nosotras eramos las que sudábamos para darle la plática a ellos, entonces esa fue mi pelea y finalmente nos dieron la plata y ¡ah! aparte de todo renunció el presidente de la Federación, no sé si fue coincidencia o por el problema o qué =risas= y pues se empezaron a solucionar las cosas.

¿En qué momento le dejó de gustar el tenis  hasta el punto de no volver a coger una raqueta?

A mí no me dejo de gustar, lo que pasa es que uno sale cansado, yo salí cansada, más mentalmente que del tenis y como tengo ahora otras prioridades, prefiero estar con mis hijos a dejarlos por irme a jugar tenis, yo ya dejé muchas cosas por el tenis, ahora en esta etapa de la vida no estoy dispuesta a dejarlas por el tenis, después de 20 años de haberlo hecho. Hace como dos años fue la última vez que cogí la raqueta por divertirme en un partido de dobles.

¿Le gustaría enseñar este deporte a las generaciones futuras?

Yo pensé en una academia, y pues pensar en estar otra vez metida en la cancha, me da como dolor de cabeza, entonces pues no, y al mayor de mis hijos, ahí medio le gusta, el papá es el que le trata de inculcar un poquito, pero en este momento está como aficionado en el futbol y no piensa en el tenis.

¿Cual cree que es el factor más importante para el desarrollo de un tenista profesional?

Dedicación, disciplina, tener algo de talento y últimamente, patrocinio es un deporte costoso, el trasladarse a tantos sitios, las raquetas, la indumentaria.

El consejo que le doy a los que quieran ser tenistas profesionales es que lo hagan al 100 por ciento, dedicarse por completo para hacerlo bien, no a medias que de pronto hoy si entreno, bien y que mañana tengo pereza y no voy o mañana me invento que me duele la mano para no jugar, entonces, hay que hacer muchos sacrificios y abandonar muchas cosas, la familia y lo que le gusta a uno, amigos, el novio. Pero cuando ya se toma la decisión, si la toma, tiene que tener una disciplina del ciento por ciento.

Muchas personas quisieran saber en estos momentos ¿Qué está haciendo la mejor tenista de la historia colombiana, Fabiola Zuluaga?

La verdad, yo digo que no hago mucho, pero pues si hago, porque estoy con mis hijos todo el día, por lo menos con la menor porque el mayor está en el colegio, hubo una época que hice algunas transmisiones de televisión, publicidad para televisión y radio, pero en este momento estoy dedicada a la familia, al esposo, a los hijos, nada raro, voy a Cúcuta dos o tres veces al año, pero todo el tiempo lo gasto en los niños, en brindarles a ellos la mejor vida que pueda, lo que quería hacer después de retirada, gracias a Dios lo he podido lograr.

Comentarios

comentarios