31 DESPUÉS, CONTINÚA LA MALDICIÓN FRANCESA

Pasará otro año más, sin que un tenista local levante el título de Roland Garros. Gael Monfils, último crédito francés en la edición 2014, apagó la ilusión de más  de 70 millones  de compatriotas que  querían ver festejar en uno de los campeonatos más importantes del mundo a un jugador nativo.

Yannick Noah fue el único campeón francés en la historia de Roland Garros Foto tomada de http://1jour1actu.com/

Yannick Noah fue el único campeón francés en la historia de Roland Garros Foto tomada de http://1jour1actu.com/

La historia se remonta a 1983, cuando el francés Yannick Noah se coronó campeón en Roland Garros, después de vencer al sueco Mats Wilander. A partir de ese año, nunca más una carta local volvió a levantar el máximo galardón en el abierto francés.

Año tras año, Francia ve como su torneo más importante queda en manos de tenistas foráneos. En 46 temporadas que se lleva disputando en la era abierta, tan sólo Noah, ha sido capaz de celebrar en casa. De ahí en más varios jugadores han estado bastante cerca pero ninguno lo ha logrado.

Los 45 títulos de la era moderna del tenis se han repartido entre tenistas de varias nacionalidades, los españoles comandan este escalafón con 14 coronas ( Nadal 8, Bruguera 2, Moya 1, Ferrero 1, Costa 1 y Gimeno 1),  seguidos de los suecos con 9 (Borg 6, Wilander 3), los chechos con 5 (Lendl 3, Kodes 2), los norteamericanos con 4 (Currier 2, Chang 1, Agassi 1), Los brasileros con 3 (Kuerten), los australianos con 2 (Rossewall 1, Laver 1), los argentinos con 2 (Vilas 1, Gaudio 1) y los encuatorianos, italianos, suizos, rumanos, austriacos y rusos con una.

El dicho nadie es profeta en su tierra, aplica perfectamente para los tenistas galos, pues año a año intentan quedarse con un título que a medida que pasa el tiempo se vuelve más esquivo. Varios jugadores han estado en rondas finales, sin embargo, no han tenido ese ‘plus’ final, para revivir esa historia que realizó Noah en 1983.

Por lo pronto, en el horizonte no se ve que un campeonato quede en casa, Con Nadal y Djokovic en sus mejores  momentos, la tarea es cada vez más difícil. La gran generación del tenis francés comandada por Tsonga, Gasquet, Monfils, Simon lleva más de una década intentando una gesta, que  al parecer se hará imposible.

Si Francia quiere un título de un tenista local, tendrá que apelar a su escuela, que es una de las mejores del mundo e intentar formar a un joven que pueda soportar la presión de todo un país sobre su espalda, temporada a temporada, cuando juegue el torneo más grande sobre polvo de ladrillo.

Por Andrés Vargas

Comentarios

comentarios

Deja un comentario